La empresa palentina Cascajares se encuentra celebrando el quinto aniversario de su presencia en Canadá para lo que ha organizado un acto que ha contado con dos centenares de personas, entre clientes, proveedores y empleados, así como del presidente y fundador de la compañía, Alfonso Jiménez Rodríguez-Vila.

Fue en 2007 cuando Alfonso Jiménez y Francisco Iglesias, cofundador y director general de Cascajares, aterrizaron en Quebec con la idea de estudiar el mercado y las posibilidades de negocio de aquel país, aunque la empresa filial fue creada exactamente el 9 de octubre de 2008. Un lustro después, la planta ha pasado de contar con dos trabajadores a 21 y las ventas están aumentando un 75% al año, con una previsión para este 2013 de casi dos millones de dólares de facturación. Tras haber asentado el proyecto y tenerlo prácticamente amortizado, ahora los objetivos a corto plazo de la filial canadiense de Cascajares pasan por estar más presente en el sector de la alimentación. Para ello han desarrollado seis nuevos productos que empezarán a venderse en noviembre con su marca "Le Chef et Moi". 

En cuanto al negocio de hostelería, donde trabajan con la marca "Chef Brigade", su intención es la de estar cada vez más presentes en todo el territorio canadiense, por lo que acaban de lanzar una red comercial que les permitirá dar un servicio total en la provincia de Ontario. Gracias a la construcción de su propia fábrica en 2011, certificada con la máxima nota en seguridad alimentaria, han obtenido el permiso FDA para vender en todo Estados Unidos y México, objetivo a medio plazo, aunque ya se están realizando operaciones puntuales con clientes de hostelería.

Actualmente, la planta de Canadá comercializa más de veinte referencias a través de sus dos marcas, y dos de sus productos más vendidos en tierras americanas son el Cochinillo típico español con patatas asadas y el Pavo con salsa de arándanos.