Aral Digital.- La empresa olivarera Castillo de Canena, a través de su participada Elaion Energía, invertirá 50 millones de euros en la construcción de una planta para gestionar los residuos de poda del olivar, mediante su gasificación y el aprovechamiento de la energía resultante en la producción de electricidad.

En una segunda fase, la planta incluirá una central de cogeneración eléctrica que deshidratará de manera ecológica los alperujos y alpechines -subproductos altamente contaminantes procedentes del proceso de molturación de la aceituna-, fundamental para la protección medioambiental.

Esta nueva planta se completará en unos 30 meses, aunque la primera fase (de preparación de la biomasa, briquetización y torrefacción) estará lista dentro de unos 12 meses.

Con la construcción de este centro, Castillo de Canena tendrá una capacidad de generación de energía eléctrica de unos 15 megavatios y procesará unas 80.000 toneladas de restos de poda al año.

A esta inversión de 50 millones de euros, hay que sumar los cerca de 900.000 euros que la compañía ha destinado a inversiones en I D i durante los últimos seis años. Castillo de Canena tiene previsto duplicar esta cifra en los próximos cuatro años.