ARAL Digital.- combibloc EcoPlus es el envase de cartón que genera menos CO2 y que ahora se halla disponible con el tapón de rosca combiCap, muy ligero y eficiente en recursos. Se trata de una solución de envase que combina características ecológicas y excepcional conveniencia. En comparación con un envase de cartón de 1 litro del mismo formato, combibloc EcoPlus genera un 28% menos de CO2. El factor crucial por el que el material de envase combibloc EcoPlus genera menos CO2, radica en su especial material, el cual se diferencia de otros envases de cartón de bebidas en cuanto a composición.

Más de un 80% del principal componente de la estructura compuesta está formada por un tipo especial de cartón crudo basado en madera, materia prima completamente renovable y de base biológica, que proporciona estabilidad al envase. Además, gracias a sus propiedades especiales, el cartón asegura que los productos llenados en el envase queden protegidos de la luz. La etiqueta FSC® (Forest Stewardship Council®) que aparece en todos los envases de cartón combibloc EcoPlus garantiza al consumidor que las fibras de madera procesadas para fabricar el cartón proceden de bosques certificados FSC o de otras fuentes controladas.

Los primeros envases de cartón combibloc EcoPlus originalmente no tenían cierre cuando se lanzaron, ahora SIG Combibloc ha mejorado el envase de cartón añadiendo un cierre ecológico que aúna tanto sostenibilidad como conveniencia: “El tapón de rosca combiCap pesa solo 1,9 gramos, alrededor de un 60% menos que el primer tapón de rosca que lanzó SIG Combibloc”, comenta Tamara Jevremovic, Product Manager para combibloc EcoPlus. Menos peso implica que se utilicen menos recursos fósiles”.

El tapón de rosca combiCap se aplica sobre un agujero revestido; en las plantas de producción de SIG Combibloc, se perforan agujeros del tamaño adecuado en el cartón en crudo antes de ser laminado. De este modo el cierre, que se aplica al envase de cartón una vez se ha llenado el producto, puede abrirse fácilmente de un solo giro, puesto que la capa de cartón ya ha sido retirada y solo hay que abrir las finas capas de polímero. El cierre se compone de un ribete con un anillo de corte integrado y un tapón de rosca. Con un solo giro del tapón de rosca, se rompe la garantía de cierre del precinto original con un audible clic. La garantía de cierre permite al consumidor identificar así claramente si el envase de cartón conserva aún su sello original, o si ya ha sido abierto. Para cerrarlo, se vuelve a enroscar el tapón y el envase de cartón queda totalmente hermético.