AMDPress.- El grupo alimentario francés Danone obtuvo unos beneficios netos de 402 millones de euros en el primer semestre del año, recuperándose de los 630 millones de pérdidas registrados en el mismo período del año anterior. La compañía alcanzó una facturación de 6.622 millones de euros en los seis primeros meses, un 7,4% menos que entre enero y junio de 2002.

El contraste entre la evolución de resultados e ingresos procede de los recargos extraordinarios de 1.032 millones aplicados el pasado año, sin los que el beneficio hubiera sido similar al del primer semestre de 2003.

Por otro lado, el resultado de explotación (EBITDA) de Danone se situó en 787 millones de euros, un 1,1% menos que los 796 millones obtenidos en la mitad inicial de 2002. Sin embargo, su margen de explotación subió un 0,75%, hasta un 11,9%, mientras que el beneficio neto por acción diluido creció un 4,8%, a 3,08 euros por título.

El flujo de caja (cash-flow) se incrementó un 12,7%, hasta 480 millones de euros, y las inversiones financieras ascendieron a 817 millones. De igual forma, la deuda financiera neta del grupo (2.269 millones a final de 2002) alcanzó los 3.150 millones al 30 de junio.

Volviendo a las ventas, a tipo de cambio y perímetro idénticos, habrían subido un 7,2%. En este sentido, la variación de los tipos de cambio tuvieron un impacto negativo del 8,2% y el perímetro de negocio se modificó por las operaciones de venta de la láctea Galbani y del negocio local de aguas embotelladas en Estados Unidos.

El grupo francés considera que los resultados obtenidos consolidan los objetivos para el ejercicio 2003, cifrados en un crecimiento orgánico del volumen de negocio de entre un 5 y 7 por ciento; y una evolución del margen de explotación de entre 0,2 y 0,4 puntos.