Las marcas Dog Chow y Cat Chow, tras 13 años de ausencia, vuelven al mercado español de alimentos para mascotas. Tras la adquisición de Ralston Purina, a nivel internacional, por parte del Grupo Nestlé en 2001, las marcas de Purina quedaron temporalmente fuera del catálogo de productos de Nestlé en el mercado español.

En 2010, Nestlé Purina PetCare España incorporó a su oferta parte de las marcas de Purina, que regresaron al mercado con la vocación de liderar el mercado en su categoría, y ahora, con la vuelta de Dog Chow y Cat Chow, la compañía completa su portafolio de marcas.

La actual gama de especialidades de Nestlé Purina PetCare es el resultado de la fusión del anterior portafolio de productos -con las marcas Friskies, Gourmet, Nido, Tonus y Felix- con el de Purina, inicialmente con Pro Plan y ONE, históricamente líderes en los segmentos súper premium del mercado español de alimentación para mascotas, a las que ahora se unen Dog Chow y Cat Chow, que fueron marcas líderes en segmento premium.

"Las marcas Dog Chow y Cat Chow se relanzan con un nuevo enfoque, con el objetivo de dinamizar el mercado, ofreciendo una gama más amplia basada en la innovación y la diferenciación, con una formulación completa y equilibrada, y prebióticos naturales, que ayudan a mejorar la salud digestiva y a mantener una buena higiene y salud oral de las mascotas", indican desde la compañía.

Las nuevas especialidades se producen en la fábrica de Nestlé Purina Petcare en Castellbisbal (Barcelona), un centro de producción con última tecnología, que cuenta con una plantilla de 70 personas dedicadas a producir alimentos para mascotas de las diferentes marcas comercializadas por la compañía. En los dos últimos años, la planta ha recibido inversiones por valor de 2,6 millones de euros, dedicados a mejoras en las líneas de producción y a la seguridad de la fábrica. En 2014, prevé producir cerca de 40.000 toneladas, de las que un 25% se destinará a la exportación.