El Grupo Dulcesol da un paso más para el crecimiento en el exterior. La planta que construyó en 2014 en Sig (Argelia) será ampliada con una nueva línea de producción. Este es el primer centro de fabricación del grupo fuera de España.

La puesta en marcha de la nueva línea está prevista para dentro de menos de un año, en enero de 2019, y vendrá a sumarse a las dos existentes en la actualidad –dedicadas a magdalenas y pastelitos-. La firma consolida así su posición de liderazgo en el mercado argelino.

La nueva línea se centrará en la elaboración de masas fermentadas tipo brioche, con distintos rellenos (crema, cacao, pepitas de chocolate, etc.) que se comercializarán bajo la marca Dulcesol en ese país. Para su montaje se ha estimado una inversión global que ronda los 5 millones de euros y que se suman a los 13 millones de euros aportados en su día para la creación de esta fábrica.

Le permitirá incrementar en más de un 40% su capacidad de producción/hora de producto terminado

Cuando la nueva línea esté plenamente operativa, la planta de Argelia, que dispone de una plantilla de 125 personas, se incrementará en 20 más y su capacidad de producción pasará de los 1.300 kg/hora de producto terminado actuales a los 1850 kg/hora.

En palabras de su consejero delegado, Rafael Juan, "algunos de los productos que vamos a elaborar tienen una demanda muy estable un factor que, unido a las dificultades que supone la exportación a este país, nos ha llevado a que optemos por producirlos localmente".

La firma valenciana está llevando a cabo un plan de expansión internacional que le ha permitido estar presente en 46 países. Los 46,16 millones de facturación en el mercado internacional representan casi el 14,5% del negocio del grupo. Los principales destinatarios de sus productos son Argelia, Francia, Italia, Marruecos, Portugal y Reino Unido.