AMDPress.- El grupo alimentario Ebro Puleva obtuvo un beneficio neto consolidado de 63,78 millones de euros en los seis primeros meses de 2003, un 19% más que los 53,62 millones registrados en el mismo período del año precedente. De igual forma, la deuda neta consolidada se redujo un 37,9%, hasta situarse en 382,5 millones de euros, lo que representa el 43% de los recursos propios. Según la compañía, estos resultados muestran que “el grupo cuenta con un balance muy saneado y dispone de una gran capacidad de endeudamiento para acometer fuertes inversiones”.

Ebro Puleva alcanzó una facturación de 973,62 millones de euros en el primer semestre de 2003, un 9,3% menos que los 1.073,19 millones registrados en el mismo período del pasado año. La compañía atribuye este descenso a la desinversión en negocios no centrales, como los activos de la cadena de supermercados chilena Proterra y la compañía Jesús Navarro, y a la reducción de las ventas en áreas del core business. En este sentido, Puleva Food pierde un 6,4% de sus ingresos como consecuencia de la caída de la facturación procedente de la marca blanca y Herba cede un 12,4% debido a la dificultades que plantean legislación proteccionista de Estados Unidos.

Los resultados consolidados sitúan el resultado bruto de explotación en 114,12 millones de euros, que representa un 8,5% menos que en el primer semestre de 2002 y un margen del 11,7% sobre las ventas. En cualquier caso, el beneficio de explotación antes de impuestos en los negocios centrales creció un 1,4% sobre el año anterior y el margen aumentó un 5,3%.

Estos resultados no varían las tendencias mostradas en el primer trimestre del año (Ver ARAL Digital número 718=). Así, por áreas, los lácteos alcanzaron unas ventas de 243,99 millones de euros, un 6,4% menos que entre enero y junio de 2002, con un EBITDA de 26,99 millones, que representan una subida del 9,2% respecto al año pasado. Ebro Puleva entiende que este negocio sigue una favorable evolución, en la que el abandono de los litros de menor valor añadido (principalmente, marca de distribuidor, que baja de 58 a 35 millones de litros) ha producido la reducción de la facturación; mientras que la marca Puleva acumula una subida del 3,3% en volumen y del 8,2% en valor.

Por su parte, la actividad arrocera significó unos ingresos de 342,3 millones, un 4,8% más, y un EBITDA de 67,39 millones, un 6,6% superior. Mientras que el negocio del arroz representó una facturación de 202,84 millones (-12,8%) y un EBITDA de 16,75 (-16,4%). En este área, se consolidan la caída general del precio, aunque la compañía ha aclarado que los beneficios de la futura reforma de la Política Agraria Común (PAC) y el potencial de crecimiento que suponen los países que se incorporarán a la Unión Europea supondrán un nuevo impulso para las ventas.

Por último, las actividades que el grupo controla en Chile alcanzaron unas ventas de 164,20 milllones de euros, un 26,8% menos que en el primer semestre de 2002, un EBITDA de 10,31 millones, un 29% menos. Ebro Puleva aclara que la venta de Proterra ha supuesto un descenso de 34 millones en la cifra de negocios y de 1,9 millones en el resultado atribuido; mientras que las unidades vendidas han crecido un 20% y el precio ha caído un 4%.