La leve recuperación de la demanda durante la última parte del ejercicio y el mantenimiento por parte de los fabricantes de la tendencia de lanzamiento de productos adaptados al canal de impulso y el diseño de acciones comerciales específicas para potenciar su presencia en el mismo, permitieron que las ventas de las empresas de frutos secos y snacks, golosinas y derivados del cacao en este canal contabilizaran una variación positiva del 1,6%, hasta alcanzar los 1.270 millones de euros, según DBK.

Los frutos secos y snacks reúnen la mayor parte del valor de las ventas de dulces y aperitivos en el canal de impulso, suponiendo el 50% del total en 2014, alcanzando los 635 millones de euros, un 2,4% más que en 2013. A continuación se sitúan las golosinas, con unas ventas de 370 millones de euros, es decir, el 29,1% del total. Por su parte, las ventas de derivados del cacao se cifraron en torno a los 265 millones de euros, el 20,9%.

En 2014 el 31,2% de la facturación de los fabricantes se derivó de la venta de dulces y aperitivos al canal de impulso, porcentaje que se situaba en el 36,1% en 2010. El sector de golosinas es el que refleja una mayor penetración de este canal, el cual supuso en 2014 el 59,7% de sus ventas totales. En el caso de los frutos secos y snacks, el peso de las ventas en el canal impulso se situó en el 31,1%, participación que se redujo hasta el 18,7% en el caso de los productos derivados del cacao. 

Se identifican unas 290 empresas fabricantes o importadoras de dulces y aperitivos, incluyendo a compañías de frutos secos y snacks (110), golosinas (60) y derivados del cacao (120). Las cinco primeras empresas reunieron en 2014 el 28,7% del valor total de las ventas de dulces y aperitivos en el canal de impulso, participación que se elevó hasta el 42% en el caso de las diez primeras.