AMDPress.- El Consejo Europeo adoptó el 14 de mayo la directiva que reducirá la carga normativa a miles de pequeñas y medianas empresas (pymes) de la Unión Europea, al tiempo que se mantienen una transparencia y protección suficientes para evitar fraudes, según explica el comisario europeo del Mercado Interior, Frits Bolkestein. “Al permitir a los negocios pequeños y medianos dedicar más tiempo a crear riqueza y menos en administración se conseguirá también dar un impulso a la economía europea", añadió.

Con las directivas cuarta y séptima sobre derecho de sociedades (78/660/EEC y 83/349/EEC, respectivamente), los Estados miembros tienen la posibilidad de garantizar a las pymes exenciones de algunos requisitos de publicación de datos e informes financieros que normalmente se imponen a las sociedades anónimas.

De esta manera, los Estados miembros pueden permitirles publicar sólo una hoja de balance abreviada. Además, pueden permitir a las pequeñas empresas, pero no a las medianas, quedar exentas de publicar las cuentas de beneficios y pérdidas o los informes anuales o de tener que auditar sus cuentas.

Por su parte, la cuarta directiva sobre derecho de sociedades incluye las definiciones de pequeñas y medianas empresas, sólo con fines contables. En este sentido, las empresas no deberán superar un número determinado de empleados (50 para las pequeñas y 250 para las medianas), mientras que su balance general y su facturación neta deberán situarse bajo ciertos límites.