AMDPress.- La operación de compra de los activos avícolas de Hergamasa por parte de El Pozo ha recibido la validez judicial. El Juzgado de Primera Instancia número dos de Málaga no ha atendido el recurso de la cárnica Uvesa contra dicha compra-venta por considerar que los argumentos de la compañía navarra carecían de sustento para autorizar medidas cautelares contra la transacción.

Uvesa, poco después de la formalización de la compra en abril, solicitó la suspensión cautelar de la operación, alegando que dos meses antes había suscrito un contrato privado con la compañía malagueña para la adquisición de los mismos activos vendidos al Grupo Fuertes, en el que se integra la cárnica El Pozo. Gonzalo Santamaria, presidente de Uvesa, declaró en su día que el incumplimiento de aquel contrato "nos ha dejado en un posición delicada, al haber negociado ya acuerdos con proveedores y clientes".

El juez considera que la firma navarra no ha logrado acreditar la certidumbre de sus argumentos y por eso ha desestimado las solicitudes de Uvesa. Además, Hermagasa reclamará una indemnización de 18 millones de euros por daños y perjuicios. De hecho, la cárnica malagueña justifica, en cierta medida, la presentación de un expediente de suspensión de pagos por la desconfianza que generó entre sus acreedores la impugnación de Uvesa.