AMDPress.- El Parlamento Europeo ha adoptado en segunda lectura la directiva que autoriza el uso de dos edulcorantes (la sucralosa y la sal de aspartamo y acesulfamo) y que revisa el máximo de ciclamatos que se pueden incluir en la composición de bebidas. El tope propuesto por el Parlamento se fija en 250 mg/l en bebidas a base de agua, de leche o zumos de frutas, que en la legislación actual pueden contener una dosis de 400 mg/l.

Con anterioridad, Bruselas había acordado rebajar el uso de este edulcorante a los 350 miligramos como máximo y estudiaba prohibir su empleo en algunos helados, caramelos y chicles. La prohibición de la comercialización de las bebidas que no cumplan la nueva directiva será efectiva dentro de 18 meses. Respecto a los productos ya comercializados, se podrán vender hasta agotar existencias, aunque en Parlamento ha solicitado que sólo se permita su venta durante dos años.

En lo que se refiere a los dos nuevos edulcorantes, la Comisión deberá presentar, en el plazo de dos años, un informe de evaluación de las repercusiones de estas sustancias sobre la población sensible, en particular, en la salud infantil.