AMDPress.- Coca-Cola ha ganado la primera batalla en la guerra que mantiene en España contra su competidor Pepsi-Cola en el marco del expediente que tiene abierto por un presunto abuso de posición dominante. El Tribunal de la Competencia ha avalado en una resolución que exime a la compañía presidida por Marcos de Quinto de la obligación, exigida por el SDC y el propio Ministerio de Justicia, de entregar una serie de documentos que presuntamente desvelaban las relaciones comerciales entre Coca-Cola y sus clientes en España.

El pleno del TDC avala a Coca-Cola con el argumento de que los documentos en cuestión están sujetos al secreto de la relación abogado-cliente. El propio TDC en su resolución reconoce que toma esta decisión en contra del criterio de del Servicio, de los demandantes y de la abogacía del Estado.