AMDPress.- El Parlamento Europeo adoptó el pasado 4 de diciembre el informe consultivo sobre los productos biológicos propuesto por la parlamentaria Danielle Auroi, según el cual, tan sólo los productos alimenticios que verdaderamente proceden de la agricultura ecológica podrán llevar en su etiqueta de comercialización la palabra "ecológico" o referencias como producto "Bio" o "Eco".Esta propuesta modifica el Reglamento vigente desde 1991.

El informe refuerza las condiciones sobre su procedencia biológica que deben cumplir los productos para poder ser etiquetados como "ecológicos" o "bológicos". Dichas condiciones deberán ser cumplidas también por todos los productos importados de países terceros.

La enmienda 9 del informe elimina las excepciones en el etiquetado de "productos elaborados parcialmente con ingredientes que no cumplan los requisitos". Según Auroi, "las excepciones a las normas de etiquetado ya han permitido ampliamente a los productores sujetos al Reglamento tomar sus disposiciones. La posibilidad de confusión y abuso, así como la evolución de las técnicas de producción, hacen que estas excepciones resulten engañosas e inútiles".

Sin embargo, durante la misma sesión plenaria del Parlamento Europeo, se rechazó otra enmienda políticamente más sensible. La que introduce el concepto de responsabilidad civil para los productores de organismos modificados genéticamente (OMG) que contaminen los productos de agricultura biológica. En esta enmienda, Auroi proponía que "en el caso de exclusión de productos de agricultura biológica a consecuencia de contaminación por OMG, por ejemplo, que los haría incompatibles con el presente reglamento, se preverá una compensación por parte del responsable de la contaminación: el productor que utilice OMG o el productor de las semillas que las suministre a los agricultores".