Europastry, quinto operador mundial del sector de masas congeladas, ha cerrado su ejercicio 2016 alcanzando una facturación de 560 millones de euros, lo que supone un 7% más que en 2015. Este dato positivo coincide con la celebración del 30 aniversario de la compañía, cuya cartera alcanza ya los 60.000 clientes.

El presidente de Europastry, Jordi Gallés, asegura que los resultados obtenidos responden a la "habilidad de la compañia para adaptarse a los nuevos escenarios que caracterizan a la indudstria y a la apuesta por en I D". Este último año, la compañía ha destinado 60 millones de euros a innovación, que se suman a los 170 millones que Europastry ha invertido en este campo durante los últimos cuatro años. "Cada año creamos más de 45 productos que responden a la necesidad de adaptación a las nuevas tendencias del mercado", explica Gallés.

La compañía celebra sus 30 años con una plantilla de 3.020 empleados de 40 nacionalidades distintas, distribuidos en los cinco continentes en los que opera, en sus 15 centros de producción, oficinas centrales y su centro de I D, el CEREAL (Center for Research Advanced Lab), un centro de I D de pan y bollería pionero en España, inaugurado en noviembre de 2016. Europastry prevé incrementar esta cifra a corto-medio plazo con su participación en los mercados exteriores que, según la firma, "todavía tiene mucho potencial".

Para conmemorar su 30º Anversario la compañía trabaja en el lanzamiento de una nueva gama de panes rústicos. "Una edición especial en honor a la persona que hizo posible el nacimiento de Europastry en 1987 y la que apostó en su momento por un modelo de negocio innovador que ha triunfado durante 3 décadas, el fundador de Europastry y padre del actual presidente de la compañía, Pere Gallés", explica la compañía en un comunicado.