El Grupo Ferrero ha presentado su Informe Anual de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) en la Embajada de Italia y en el marco del 25 aniversario de su filial en España y Portugal. La publicación de este informe pone de manifiesto el compromiso de la compañía por el respeto de los derechos humanos, el medio ambiente, los recursos naturales y el fomento de unos hábitos de vida saludables.

El acto, que fue inaugurado por el Embajador de Italia en España, Pietro Sebastiani y Philippe Steyaert, director general de Ferrero Ibérica, contó con una mesa de debate conducida por Lourdes Maldonado, periodista y presentadora de Antena 3, que trató sobre los 4 pilares de la RSC de Ferrero y en la que expusieron sus puntos de vista: Nieves Palacios, jefe del Servicio de Medicina y Nutrición del Centro de Medicina del Deporte del CSD; Theresa Zabell, medallista de oro en dos Olimpiadas y presidenta de la Fundación Ecomar; José Antonio Busto, presidente de la Federación Española de Bancos de Alimentos y Roberto Torri, director de Relaciones Institucionales y Corporativas de Ferrero Ibérica.

En medio ambiente, la compañía ha reafirmado durante la presentación su responsabilidad con el entorno y su implicación por promover un desarrollo productivo sostenible. En este sentido, el Grupo apuesta por un plan de eficiencia energética a nivel internacional con el que se compromete a producir el equivalente al 75% de la energía consumida por todas sus plantas europeas antes de que concluya 2014. El compromiso en este campo, asimismo, incluye que el 25% de la energía sea de fuentes renovables. Esta responsabilidad medioambiental se ha materializado al alcanzar con antelación uno de los objetivos que había previsto para 2020, según señalaron los responsables de la empresa.

La compañía ha explicado que ha reducirdo el consumo energético por unidad de producción en un 5%, al mismo tiempo que logrado disminuir un 20% su consumo de agua. Estos hitos se enmarcan en el principal objetivo de minimizar el impacto medioambiental y la reducción de gases de efecto invernadero del Grupo Ferrero. El proceso de elaboración de sus productos se rige "por unos eficaces parámetros de calidad alimentaria y unos estrictos principios de producción, distribución y comercialización basados en la sostenibilidad", han indicado desde Ferrero durante la presentación del informe de RSC.

Producción respetuosa

Grupo Ferrero emplea 6 materias primas para elaborar sus productos: cacao, avellanas, azúcar de caña, aceite de palma, café y huevos. Y su política de RSC establece un uso sostenible de estas materias primas, así como el equilibrado con el desarrollo de los recursos naturales.

El compromiso de Ferrero se basa en respetar el entorno y la sostenibilidad agrícola de sus materias primas. En este sentido, se implementarán planes de trazabilidad y se asegurarán fuentes de abastecimiento naturales para sus elementos agrícolas, como las avellanas o el azúcar de caña. De este modo, "el 100% de la producción de las materias primas básicas se regirá por unas directrices respetuosas con el entorno medioambiental", según la compañía.

En su apuesta por preservar el medio ambiente, Ferrero se ha fijado unas ambiciosas metas respecto a la reducción de emisiones y gases de efecto invernadero. De esta forma, la compañía disminuirá un 40% sus emisiones de CO2 derivadas de actividades de producción. En 2013 redujo más de 30.000 toneladas de CO2, lo que equivale a las emisiones totales anuales de 14.000 coches.

Las emisiones de CO2 derivan de la producción de los productos, pero también de la distribución de los mismos. Por ello, Ferrero se establece como objetivo reducir un 30% las emisiones de gas de efecto invernadero originadas en actividades de transporte y almacenaje.