AMDPress.- Industrial Quesera Española, compañía del Grupo Forlasa Alimentación, ha adquirido el negocio de queso manchego y de mezclas de Queserías Ibérica, filial del grupo francés Bel. La operación, cuyo montante no ha sido desvelado, supone la adquisición de las plantas de Fuenlabrada y Toledo, así como las marcas Gran Capitán, El Cigarral y Gran Imperial, actividad que originó unos ingresos de 76 millones de euros durante el pasado año.

Queserías Ibéricas, adquirida en 1994 por Bel, culminó el pasado verano la aprobación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE), incluido en un plan de viabilidad para volver a los beneficios tras cuatros años de números rojos. Este ERE ha supuesto el despido de unos 90 de los más de 300 trabajadores de la compañía y el traslado de su centro de producción de Toledo a la factoría de Fuenlabrada (Madrid), dejando la planta toledana en funciones de almacén, embalaje, etc.

Pese a ello, el grupo Bel ha afirmado que esta venta tiene como objetivo “concentrar su negocio en la producción, distribución y comercialización de quesos en segmentos de mayor valor estratégico para la compañía”, así como que “no supone una disminución del compromiso del Grupo Bel con España”. En este sentido, destacó que va mantener el resto del negocio de quesos, con la fábrica de Ulzama (Navarra) y la comercialización y distribución de las marcas Mini Babybel, Kiri, Apericube, y Vaca que Ríe, entre otras; así como con los productos Leerdammer, de reciente lanzamiento en el territorio nacional.

Por su parte, Forlasa Alimentación, que elabora y comercializa los quesos El Ventero, Forlasa, Campobello y Don Bernardo, ha formalizado la compra a través de su filial Industrial Quesera Manchega. El grupo, que registró en 2002 una facturación cercana a 150 millones de euros, espera que esta operación sirva para “consolidar el liderazgo en el mercado español de queso manchego”.