AMDPress.- El Grupo Fripan, líder español de panadería y bollería congelada, que integra a Europastry y a la cadena de tiendas de Molí Vell, ha cifrado entre 19,2 y 21 millones de euros (3.500 y 3.200 millones de pesetas) las pérdidas sufridas por el incendio padecido el pasado fin de semana en su recién estrenada fábrica de Rubí (Barcelona), en la que el grupo había invertido más de 30 millones de euros (5.000 millones de pesetas).

Del incencio, sólo pudo salvarse la segunda fase del centro de producción, que estaba ubicada en un segundo edificio a cincuenta metros del siniestrado. La empresa, que se ha marcado como objetivo volver a poner en marcha el centro de Rubí en menos de un año, abastecerá el mercado durante este tiempo a través de sus otros cinco fábricas, cuatro de ellas ubicadas en la provincia de Barcelona y una quinta en Guadalajara.