Aral Digital.- Grupo SOS controlará el 22% del mercado mundial de aceite de oliva tras el acuerdo alcanzado ayer, 21 de julio, al adquirir por 630 millones de euros la marca Bertolli, según anunció la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

De este modo, se confirmaron las mejores expectativas que los hermanos Salazar habían puesto en el proceso negociador con el Grupo Unilever, hacerse con el uso y disfrute, de manera perpetua, de la emblemática marca Bertolli, para los aceites y vinagres. La operación incluye también la venta de las marcas de aceite Maya, Dante y San Giorgio, tanto de aceite de oliva como aceite de semillas y también las instalaciones productivas de Inveruno en Italia.

El precio de la operación es equivalente a nueve veces el Ebitda (beneficio bruto de explotación) del negocio adquirido, que elevará la facturación de la compañía presidida por Jesús Salazar en casi 400 millones de euros.

Pero lo más significativo es que ampliará su cuota de mercado en aceite de oliva hasta más del 20% en todo el mundo y le otorgará el liderazgo absoluto en Estados Unidos, un mercado prioritario para el grupo español, por su gran potencial de crecimiento, y donde la marca Bertolli controla más de 20 millones de litros anuales de aceite de oliva.

Del importe de la operación, 560 millones de euros corresponde a activos que forman parte de la misma y los 70 millones restantes son capital circulante. Con la compra, la deuda financiera neta se elevará ahora desde los 398,08 millones de euros al cierre de 2007 (cifra que no incluye las participaciones preferentes) hasta más de 1.028 millones de euros. Si se consideran las participaciones preferentes, que se lanzaron al mercado en diciembre de 2006, la deuda en el último ejercicio ascendería a más 698 millones de euros, cantidad que ahora casi se duplica con el crédito puente para financiar esta compra.

La compañía financiará la operación a través de un crédito puente que será amortizado bien a través de una ampliación de capital, mediante la salida a Bolsa de su negocio de aceite de oliva en Italia o con la venta de activos no estratégicos del grupo, como podría ser la división de galletas, aunque esto está todavía por confirmar. El acuerdo, que se cerrará durante 2008, está sujeto a la aprobación de las autoridades de competencia de Italia, Estados Unidos y Alemania.

“Es la mejor compra que hemos hecho en toda nuestra historia, pues es la mejor marca a nivel mundial con presencia en toda las cadenas de distribución en Estados Unidos”, aseguraba ayer, Jesús Salazar.

Unilever cerró el ejercicio 2007 de su división de aceite de oliva con unas ventas de 380 millones de euros y un beneficio bruto de explotación (Ebitda) pro forma de 60 millones de euros.

Con esta operación, SOS reforzará su liderazgo mundial en aceite de oliva, al pasar su cuota del 15% al 22%. Su inmediato competidor es el grupo italiano Salov, que en 2007 facturó 330 millones.