La marca W.K. Kellogg sigue innovando y ahora amplía su gama con dos variedades de Proteínas Vegetales: Granola Original y Granola con Chocolate Negro y Coco. Ambas ofrecen alto contenido de fibra, sin colorantes ni aromas artificiales, sin aceite de palma y aptos para quienes siguen una dieta vegana.

El origen vegetal del 100% de los ingredientes de W.K. Kellogg Proteínas Vegetales es una de las siete razones por la que es un alimento "bueno por donde lo mires", ya que, tal y como ha explicado durante el evento virtual de presentación la doctora en nutrición Deisy Hervert, responsable de Nutrición de Kellogg para Iberia, “son fuente de proteínas de origen vegetal que ayudan a conservar la masa muscular, por lo que encajan perfectamente como parte de una dieta variada, equilibrada y sostenible, y dentro de un estilo de vida saludable”.

La avena, cebada y espelta son los cereales integrales base de esta nueva variedad, que son fuentes de fibra alimentaria. De hecho, tal y como ha destacado Hervert “la avena y la cebada contienen betaglucanos, un tipo de fibra que se asocia con beneficios para la salud cardiovascular y además la avena contiene tiamina (vitamina B1) y vitamina B6, además de hierro, fósforo y magnesio, mientras que la espelta destaca por su contenido de manganeso”.

Por su parte Joaquín Serrano, chef nominado a cocinero revelación en 2019 y apasionado por las materias primas de calidad, ha destacado el sabor de esta nueva variedad “uno de los mayores logros de este producto es la selección de ingredientes y la mezcla de texturas, que nos aportan una base crocante para hidratar y absorber nuevos sabores” ha explicado durante la elaboración de varias recetas.

Susana Entero: El compromiso de la marca es tal que desde su creación en 2018 ha invertido más de 800.000 euros en los programas Origins, Todos a Desayunar y las Becas para estudios W.K. Kellogg, con el objetivo no sólo de ayudarnos a cuidar nuestra alimentación, sino también al entorno en el que vivimos”

Ante la creciente tendencia que apuesta por alimentarnos de una forma más natural y sostenible y por un estilo de vida saludable, Kellogg presentó en España la marca W.K. Kellogg hace ya tres años y desde entonces ha innovado para ofrecer opciones de desayuno variadas, sostenibles con el medioambiente y socialmente responsables. Según se desprende de un estudio elaborado por Kellogg, en el que se ha encuestado a más de 800 consumidores, el 72% de ellos reconocen interesarse por productos que apoyan a los agricultores.

W.K. Kellogg es fiel a los principios del fundador Will Keith Kellogg y extiende su compromiso en al ámbito de actuación de la marca y, por cada venta de variedades de W.K. Kellogg, Kellogg destina 0,10 euros a proyectos de agricultura sostenible y a fines sociales. “El compromiso de la marca es tal que desde su creación en 2018 ha invertido más de 800.000 euros en los programas Origins, Todos a Desayunar y las Becas para estudios W.K. Kellogg, con el objetivo no sólo de ayudarnos a cuidar nuestra alimentación, sino también al entorno en el que vivimos”, ha explicado Susana Entero, directora general de Kellogg Iberia.

Muestra de ello es el proyecto Origins, programa global de agricultura sostenible de Kellogg Company, a través del cual cumple con algunos de sus compromisos sobre abastecimiento responsable y conservación de los recursos naturales, que se financia con la venta de W.K. Kellogg.  Amparo Lobato, responsable de Asuntos Corporativos de Kellogg Iberia ha destacado.“Desde 2013 el proyecto Origins ayuda a los agricultores a implementar prácticas de agricultura sostenible, a la vez que facilita el aprovisionamiento responsable de los ingredientes que forman parte de los alimentos que elabora Kellogg. Gracias a la colaboración con agricultores y técnicos expertos, se está mejorando la sostenibilidad de los cultivos en la zona del Delta del Ebro desde las perspectivas, social, medioambiental y económica”.

Además de este compromiso con el medio ambiente, desde W.K. Kellogg se realizan acciones sociales como el programa Todos a desayunar, que proporciona un desayuno completo y equilibrado, compuesto por lácteos, cereales y fruta, a más de 1000 niños y niñas de 3 a 12 años, que debido a la situación socioeconómica de sus entornos familiares acuden al colegio sin desayunar. Asimismo, extendiendo esta labor social, la marca ha creado las Becas para estudios W. K. Kellogg para facilitar la formación académica de alumnos beneficiarios del programa Todos a Desayunar que, deseando continuar sus estudios de Bachillerato, FP y Universidad, tienen dificultades socioeconómicas para hacerlo.