AMDPress.- Durante cuatro días, del 27 al 30 de enero de 2002, un total de 1.535 expositores procedentes de 73 países se dieron cita en la 32º edición de la Feria Internacional de Confitería, ISM, de Colonia, para presentar su oferta a un publico profesional, que en esta ocasión procedía de 123 países. En concreto, según los datos aportados por la KölnMesse, organizadores del certamen, el número de visitantes ascendió a 33.000, de los cuales el 60% eran profesionales de fuera de Alemania. Un porcentaje que en el caso de las firmas expositoras extranjeras participantes se eleva a un 80%.

Este alto nivel de internacionalidad del certamen que reflejan los datos, ha favorecido a la variedad de contactos, destacando el aumento del número de distribuidores procedentes de los países del sur y del este de Europa, con respecto a la edición del pasado año, que han aprovechado la feria para establecer contactos comerciales. “La ISM 2002 ha vuelto a confirmar que sólo en Colonia los distribuidores pueden encontrar toda la oferta del mercado mundial de confitería reunido en un mismo lugar”, asegura Wolfgang Kranz, miembro de la dirección de la KölnMesse.

En los más de 82.000 metros cuadrados de superficie bruta que se han ocupado en esta última edición “el sector de confitería se ha mostrado más innovador que nunca para responder, principalmente, a las demandas de un publico objetivo joven, con exotismo y experimentos atrevidos. Así se han ofrecido trufas rellenas de una gran variedad de cócteles y bebidas alcohólicas: desde la Caipirnha, el Mojito, tequila o el ajenjo, nueva mezcla de culto, hasta el vino tinto o el vinagre balsámico, han sido utilizados para ampliar las posibilidades de relleno”, destacan desde la KölnMesse.