La Audiencia Provincial de Barcelona ha anulado la condena que impuso a Freixenet en 1999 el Juzgado de Primera Instancia de Villafranca del Penedès, y que le obligaba a pagar una indemnización a su competidor Codorníu de 4,2 millones de euros (600 millones de pesetas) por competencia desleal.

El fallo de la Audiencia, que deja sin efecto la condena a Freixenet por comercializar como cava 18 millones de botellas que no habían cumplido el mínimo de nueve meses de envejecimiento exigidos por la ley, confirma está infracción pero considera que no debe efectuarse el pago de indemnización a Codorníu, porque también cometió irregularidades.