AMDPress.- La Comisión Europea ha decidido solicitar formalmente a España que modifique algunas normas y prácticas comerciales en relación con la agricultura ecológica, concretamente con respecto a algunos productos que se comercializan en España con el término “bio”, pero que no respetan las normas de producción ecológica fijadas por la Comisión Europea, tales como los Bio Danone, Bio Calcio-Nestlé o Biosán.

A raíz de la aprobación del Decreto Foral 212/2000 de la Comunidad Autónoma de Navarra -que autoriza el vocablo “bio” en los productos lácteos que lo vengan utilizando de manera habitual y continua-, así como la aprobación del Real Decreto 506/2001 -de cuyo preámbulo “se desprende claramente que permite el uso del vocablo bio para designar productos no procedentes de la agricultura ecológica”-, la Comisión envió a España en julio de 2001 un escrito de requerimiento en el que indicaba que dichos textos infringían la normativa comunitaria sobre producción ecológica.