La empresa familiar Luis Escurís Batalla, especializada en la elaboración de conservas de pescados y mariscos de alta calidad, tiene previsto cerrar el año 2016 con una facturación de 8 millones de euros, tras finalizar 2015 en 6,7 millones. La firma cuenta actualmente con una plantilla de 80 trabajadores.

Con una apuesta firme por la calidad en sus conservas, sus productos se comercializan bajo el sello "Galicia Calidade". En este compromiso con la calidad y los sectores productivos del país, ha optado también por la Denominación de Origen Protegida (D.O.P) Mejillón de Galicia, la cual certifica la cadena de custodia del mejillón que utiliza en sus preparaciones, garantizando que este marisco procede única y exclusivamente de bateas certificadas de las rías gallegas.

En una visita a sus instalaciones de la conselleira do Mar, Rosa Quintana, en la que estuvo acompañada por el consejero delegado de la firma, Luis Escurís Pérez, y por su director general adjunto, Francisco Javier Otero, la titular de la Xunta de Galicia siguió el proceso artesanal de elaboración de conservas que distingue a esta empresa de A Pobra do Caramiñal.

La conselleira puso al sector conservero como "ejemplo" que ha hecho de Galicia un "referente internacional". "Estas empresas nos han situado en el segundo puesto a nivel internacional en la fabricación de conservas, con más del 86% de la producción de toda España", dijo. Quintana recordó el importante peso como generador de riqueza y empleo que tiene el sector, especialmente en comarcas como la del Barbanza, y animó a seguir apostando por la innovación y la internacionalización.