AMDPress.- La industria de alimentación y bebidas alcanzó el pasado año una producción tres puntos superiores a la registrada en 2001. Mientras que en términos de valor, el crecimiento nominal experimentado fue del 4,1% al situarse en 58.561 millones de euros ( 0,1% al descontar la inflación), según el balance del sector presentado ayer, 20 de enero, por la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB).

Según su presidente, Arturo Gil, el pasado año puede definirse como satisfactorio teniendo en cuenta que la industria alimentaria ha conseguido unos ratios más positivos que el resto de la industria española en su conjunto.

El comercio interior alcanzó en 2002 unas ventas de 35.801 millones de kilos / litros, con un valor de 66 millardos de euros, lo que representa un aumento del consumo 1,9% y de gasto del 6,6%, respecto a los doce meses precedentes. En hogares y por persona, el gasto en alimentación fue de 1.193 euros, lo que significa un incremento del 6,4%.

Pese a esta buena situación general del sector, el comercio exterior descendió un 6,8% hasta los 11 millardos de euros. Mientras que las importaciones llegaron a los 14 millardos de euros, un 12,7% más que en 2001, lo que refleja una tendencia negativa de la evolución de la balanza comercial.

En cuanto a los precios, los datos de FIAB muestran un alza del 3,4%, menor al crecimiento global del IPC. De igual forma, el índice de precios industriales, en salida de fábrica, experimentó un auge del 1,1%, menor al del conjunto de la industria.

Por último, el empleo tuvo, según la organización, un comportamiento positivo, con un incremento del 0,52% hasta proporcionar la ocupación de 436.100 personas.