AMDPress.- Agua de Insalus ha comenzado a envasar en su renovada planta después del incendio fortuito que se produjo en julio de 2003 y que destruyó totalmente sus instalaciones de la comarca de Lizartza, en Guipúzcoa.

Las inversiones de Insalus para la remodelación de la fábrica se han destinado a la construcción de una nueva nave para la producción de agua embotellada en PET y almacenamiento del producto terminado, así como la ampliación de otro edificio ya existente para la línea de vidrio y sus instalaciones auxiliares.

La remodelación de la planta ha servido para introducir la última tecnología del mercado, que posibilita una producción de 30.000 botellas por hora, lo que supone, según la compañía, “ajustarse a las necesidades del mercado y proporcionar un mejor servicio a los clientes”.