La Asociación Española de la Industria de Panadería, Bollería y Pastelería (Asemac) ha celebrado recientemente en Madrid, la Asamblea General Ordinaria de la Asociación en la que se procedió a la renovación del presidente y demás cargos de la Junta Directiva para el mandato 2015-20. Felipe Ruano renovó su cargo de presidente (Ipasa).

El acto sirvió también para conmemorar el 25ª aniversario de la constitución de Asemac. La clausura corrió a cargo de la subdirectora de Promoción Alimentaria del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Esperanza Orellana, quien adelantó algunos datos provisionales del año 2014, en los que se detecta cierta tendencia negativa en el volumen de consumo de pan respecto al año pasado.

En su intervención, el presidente de Asemac analizó la evolución del sector que, "ha experimentado un crecimiento de los volúmenes de venta y de facturación y ha supuesto la creación de un segmento nuevo dentro del detallista alimentario". La evolución positiva del sector se refleja en el crecimiento continuado tanto en producción como en facturación a lo largo de estos veinticinco años. En 1990, la producción sectorial se situó en torno a las 22.000 toneladas de producto, alcanzando una facturación de 42 millones de euros. Del total de la producción, unas 1.500 toneladas correspondían a panadería y el resto, aproximadamente el 93% del volumen total, a la gama de bollería y pastelería.

El mercado se reparte

A partir de este año se inició un periodo de constante crecimiento para el mercado de masas congeladas que provocó también un cambio en los porcentajes en los que se repartían los segmentos de pan y bollería/pastelería. En 2014, el mix de producción entre panadería y bollería/pastelería varió, el 16% del volumen correspondió a productos de bollería/pastelería frente al 84% de panadería. La producción, en 2014, alcanzó un volumen total de 852.000 toneladas con una facturación de más de 1.100 millones de euros. Dentro del sector de la industria de Panadería y Pastelería/Bollería, las empresas asociadas a Asemac presentaron una gran capacidad de generar empleo de calidad, con cerca de 5.000 personas empleadas de forma directa.

Sobre el futuro del sector, Felipe Ruano hizo hincapié en que "la internacionalización es una necesidad y una oportunidad para aportar beneficios que aumenten la capacidad de inversión y aprendizaje, así como una opción para diversificar mercados".