AMDPress.- Las cofradías de Cantabria, Vizcaya, Guipúzcoa y Asturias alcanzaron en el pasado mes de octubre un acuerdo interfederativo en el que se comprometían a que todas sus flotas de bajura utilizasen el mismo tipo de envase a partir de enero de este año. La fecha se ha pospuesto hasta el uno de febrero porque no se ha podido satisfacer la gran demanda de envases de polietileno. El plástico se impone debido a la normativa europea, que obliga a que las cajas de madera para el porte de pescado sólo puedan ser de un sólo uso.

La obligación del cumplimento de la legislación comunitaria encarece el uso de los envases de madera, en cambio, y pese a que impiden la adecuada aireación del pescado, los recipientes de plástico son reutilizables, permiten mejor trato al pescado y se emplearán, asimismo por razones de higiene y sanitarias.

En un año las cajas de madera quedarán sin utilidad por las cajas de polietileno, que estarán marcadas con el distintivo “bajura del Cantábrico”, más pequeñas (60x40 centímetros) y con capacidad de doce kilos -las de madera podían albergar entre 20 y 22 kilogramos-. Para las piezas más grandes hay un formato de 80x60 centímetros.