ARAL Digital.- El gasto de los españoles en alimentación ascendió en 2011 a 67.520 millones de euros, un 0,6% más que en el año anterior. Así lo ha señalado el Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, en la presentación de los datos de Consumo Alimentario en España 2011 en los hogares de nuestro país. Según las cifras barajadas, este incremento en valor se debe al aumento del precio medio de los alimentos. El consumo per cápita se reduce un -6%, mientras que en gasto sube un 8%.

Los datos, que recogen los estudios del Observatorio del Consumo y la Distribución Alimentaria y el Panel de Consumo del Ministerio, reflejan que una parte importante de nuestra alimentación la constituyen los productos frescos, con un 42,4% del volumen total consumido, y un 45,8% del presupuesto total en alimentación.

El sector carne concentra el mayor presupuesto en la cesta de la compra, mientras que la leche y derivados lácteos es el alimento que alcanza mayor volumen de consumo dentro del hogar. Mientras cae el consumo de carne fresca, la carne congelada experimenta un fuerte crecimiento (14,2%). Dentro de las variedades frescas, excepto el Ovino/Caprino, cerdo y vacuno que caen, el resto crece un 11,5% empujadas por el incremento del consumo de pavo.

Respecto a la pesca y a la fruta, las dos han descendido excepto en los casos de conservas de pescada dentro de la primera, y de las frutas estacionales en la segunda, sobre todo las de verano, que han crecido. El consumo de aceite también ha sido menor frente al año anterior.

En el consumo de vinos, los de mesa han descendido en volumen un -1,8%, mientras que los vinos con indicación de calidad se mantienen estables. Sin embargo hay grandes diferencias. Los espumosos y cavas crecen un 6,5%, pero disminuyen los vinos de aguja y los de licor. El consumo total de bebidas dentro del hogar ha caído en general, aunque han crecido en volumen en cerveza, bebidas refrescantes y gaseosas.

Por otra parte, los resultados constatados en los hábitos de compra del consumidor apuntan a que el canal preferido para la compra de productos frescos es la tienda tradicional, sobre todo en alimentación fresca, donde representa un 39,6%. Por su parte, los supermercados y tiendas de descuento son los canales preferidos para comprar el resto de alimentos envasados. La calidad continúa siendo el primer factor a la hora de comprar, pero el precio va ganando terreno y en 2011 el 59% de los consumidores lo han considerado importante frente al 34% que lo hicieron en 2007.

La marca del distribuidor prosigue su ascenso, tanto en volumen como en valor, y un 92% de los entrevistados declara comprar algún producto de MDD. De hecho, el estudio revela que del 100% en volumen del total de alimentación sin frescos, un 43,9% corresponde a la Marca de la Distribución, y del 100% del dinero gastado en alimentación, sin productos frescos, un 33,8% corresponde a la MDD.

Por hogares, los jubilados mantienen un consumo per cápita muy alto, con 957 kgs/lts por persona y año. Frente a éstos, las parejas con hijos pequeños (menores de seis años) muestran un consumo per cápita de 464 kgs/lts por persona y año, pero se reduce el consumo de alimentos con respecto al año anterior en un -5%. Respecto a las parejas con hijos en edad media (entre 6 y 15 años), la muestra recoge un consumo per cápita de 549 kgs/lts por persona y año, reduciéndose su consumo de alimentos en un -7%.