AMDPress.- Según un reciente estudio elaborado por Taylor Nelson Sofres, durante el 2001, el 96% de los españoles de entre 10 y 75 años compraron y consumieron algún producto de impulso fuera del hogar, con un gasto medio anual de 103 euros en este tipo de productos y una media de compra de una vez a la semana. El 45,1% del mercado de impulso está conformado por el segmento de las aguas y refrescos. Le siguen los helados, con un 17,3% del mercado; la bollería dulce, patatas fritas y otros snack con el 16,6%; los caramelos, los chicles y golosinas con un 11,2%, y el 9,8% restante lo componen los chocolates, chocolatinas y bombones.

Es durante los meses de primavera y verano cuando se observa el mayor crecimiento del gasto en el mercado de impulso. La subida de las temperaturas estimula a disfrutar del ocio fuera de casa y genera nuevas ocasiones de consumo. Los refrescos y helados aumentan sus ventas durante esta época. El grupo de edad que más refrescos consume es el de los jóvenes de 18 a 24 años, que destinan el 50% de su presupuesto a la compra de bebidas. Asimismo, las personas de 50 a 75 años son las que más gastan en helados y caramelos, por encima de los niños y jóvenes de 10 a 17 años.

Por regiones, son los andaluces los que presentan el mayor consumo de bollería y snacks de todo el país, mientras que los ciudadanos del Levante español prefieren los caramelos, chicles y golosinas por encima del resto de españoles. Los barceloneses del área metropolitana son los que toman más helados y chocolatinas y los habitantes de la zona noroeste 8Galicia, Asturias y León) son los que consumen más refrescos y agua fuera del hogar.