Beher, siguiendo con la apuesta por la calidad de sus ibéricos, ha optado durante esta campaña 2013-14 por mantener mayor tiempo a los cerdos en la montanera, obteniendo de esta forma unos productos "especialmente buenos" por la cantidad de ejercicio que han hecho los animales y la cantidad de bellota que han consumido, señala la empresa de productos cárnicos de Guijuelo.

Aunque para obtener la curación óptima de estos productos sea necesario prolongar su proceso de curación durante más tiempo, la compañía salmantina Bernardo Hernández explica que "la satisfacción de hacer llegar al consumidor un producto único por su gran calidad palía en gran medida la asunción de los costes añadidos por el aumento del tiempo de curación".

Los cerdos de Beher se han sacrificado con pesos de 15 a 17 arrobas (de 172,5 a 195,5 kg) y con una edad de 16 a 22 meses.

Los jamones de bellota 100% ibéricos de 2014, que están ahora en su fase de curación, serán en 2017 uno de los productos gastronómicos más apreciados por su excelencia suprema, indican desde Beher. Entre tanto, muy pronto, se podrán comenzar a degustar ya los lomos y embutidos procedentes de las carnes de los cerdos de la campaña de 2014.

Desde Beher se explica, igualmente, que "es difícil que concurran de nuevo todas las circunstancias que han coexistido durante estos últimos meses hasta pasados varios años, por lo que se puede calificar definitivamente la campaña 2013-2014 como excelente".