AMDPress.- El Grupo Mahou-San Miguel destinó más de 2,3 millones de euros a mejoras ambientales en sus fábricas en 2004. Estas inversiones están enmarcadas en el II Plan de Actuación Ambiental que finalizará en 2006, a través del cual la compañía destinará más de siete millones de euros a mantener y potenciar el compromiso con la protección del entorno mediante la mejora continua de los indicadores ambientales.

En los últimos cuatro años, el grupo ha reducido el consumo de recursos a pesar del aumento de producción en un 4,8%. Concretamente, ha disminuido un 6,5% el consumo unitario de agua y un 5,4% el de energía durante este periodo. Por su parte, la tasa de reciclado en 2004 se sitúa en niveles similares a los de años anteriores, alcanzando el 99%. Además, en 2004 se integraron los sistemas de gestión ambiental de las cuatro fábricas del grupo, ubicadas en Alovera (Guadalajara), Lleida, Málaga y Burgos, en una única certificación ISO 14001:2004. La fábrica ubicada en Candelaria (Tenerife), que se incorporó al grupo en 2004, se está adaptando a los parámetros de las demás, y está previsto que obtenga la ISO en 2006.

Entre los objetivos del II Plan de Actuación Ambiental del Grupo Mahou-San Miguel destacan los siguientes: continuar con la reducción anual de, al menos, el 1% del valor alcanzado el año anterior en cada indicador ambiental; evolucionar en el enfoque ambiental con un plan de evaluación y reducción de los posibles riesgos ambientales, y aumentar el grado de formación, concienciación y comunicación a los diferentes públicos.

El Grupo Mahou-San Miguel, primer grupo cervecero de capital español, obtuvo en 2004 una cifra de negocio de 818,9 millones de euros, un 9% más que los 751,3 millones de euros alcanzados en 2003. Además, el grupo obtuvo un volumen de ventas de más de 10,7 millones de hectolitros producidos en las cinco fábricas del Grupo, un 4,4% más respecto al ejercicio anterior.