Aral Digital.- Mahou-San Miguel invirtió el pasado ejercicio un total de 27,6 millones de euros en sus siete fábricas, en proyectos dirigidos a la producción de nuevos productos y formatos, al incremento de la eficiencia energética y la sostenibilidad y a la optimización logística, entre otros.

El objetivo de estas inversiones es “seguir contando con las instalaciones más punteras del sector, que garanticen la máxima eficiencia, calidad, seguridad y respeto al medio ambiente”, indica la empresa. En la última década, el grupo cervecero ha destinado más de 258 millones de euros al área industrial para la incorporación de las tecnologías “más novedosas” en sus plantas de Alovera (Guadalajara), Burgos, Candelaria (Tenerife), Córdoba, Granada, Lleida y Málaga. Estas instalaciones suman una superficie global ocupada, destinada a la actividad fabril, que ronda el millón de metros cuadrados.

Asimismo, Mahou-San Miguel ha remarcado que ha convertido sus fábricas en “centros de producción modernos que combinan la más pura tradición cervecera con un alto grado de automatización, lo que permite tener una garantía total de calidad de producto y un excelente comportamiento medioambiental”. En la actualidad, dispone de una capacidad de producción de 15 millones de hectolitros al año.

Además, la compañía ha informado de que la fábrica de Alovera ha sido premiada con el galardón EMAS 2010 por la Comisión Europea en reconocimiento a la “excelencia en la gestión ambiental y el uso eficiente de sus recursos”.