La compañía multinacional Nestlé registró un beneficio neto atribuido de 10.611 millones de francos suizos (unos 8.620 millones de euros) en 2012, lo que representa una mejora del 11,5% respecto a los 9.487 millones de francos que ganó en 2011.

Los resultados del gigante de la alimentación reflejan la mejora del negocio en los últimos tres meses de 2012, después de un tercer trimestre que no había estado a la altura de las expectativas. Nestlé informó de un crecimiento subyacente de las ventas del 5,9% con respecto a 2011, con una cifra de 28.900 millones de francos (23.495 millones de euros), lo que implica una recuperación frente al crecimiento interanual del 5% en el tercer trimestre.

La compañía espera que 2013 plantee los mismos desafíos que 2012, en un entorno difícil, sobre todo en Europa a causa de la crisis, aunque el consejero delegado, Paul Bulcke, aseguró que la previsión sigue siendo crecer entre un 5% y un 6%. "En 2012 cumplimos nuestro compromiso: resultados buenos en todos los sectores a partir del crecimiento de los últimos años", dijo Bulcke en un comunicado, en el que prevé para 2013 "una mejora de los márgenes y del beneficio constante a tasas de cambio constantes".