El fabricante de queso crema Quescrem ha apostado por un cambio de imagen tanto gráfica, para adaptarse a los nuevos tiempos, como de funcionamiento para mejorar y optimizar sus recursos. Así, ha llevado a cabo cambios en sus envases, mejorando su línea y ampliando su gama, además de realizar mejoras en sus procesos automatizándolos para optimizar su trabajo. Todo esto se refleja en una nueva línea gráfica, más sencilla y moderna con colores más llamativos y segmentados por gamas de producto.

En el último año la empresa ha tenido un crecimiento de más de un 30% en toneladas de venta, lo que ha hecho necesario una reestructuración de su fábrica dentro de un plan trianual que contará con una inversión total de 1.500.000 euros. Esta ampliación se centra, sobre todo, en mejorar la tecnología utilizada y ampliar su departamento de I D para continuar desarrollando proyectos a medida de sus clientes. Con estas cifras, Quescrem señala que tiene un aumento de un 20% anual en creación de puestos de trabajo.

Igualmente, Quescrem amplía su gama de 500 gramos al Queso Azul y Finas Hierbas, cumpliendo así con la tendencia observada desde el año anterior de mayor repetición de compra y menor volumen en cada vez, para evitar los desperdicios alimentarios. Además de esto, se han hecho mejoras en producción, con procesos más automatizados y mejoras en el paletizado de los cubos de 2 kilos. 

Por otra parte, ahora sus productos cuentan con un etiquetado preparado para el mercado internacional, con su información en distintos idiomas. Quescrem se encuentra presente en más de 25 países contando con una oficina comercial en China. Las ventas internacionales suponen el 22% de la facturación de la empresa.

En 2014, además de numerosos proyectos propios en los que ya trabaja, Quescrem espera seguir consolidando su posición y obtener recompensas a su trabajo como el premio obtenido en los Taste Awards del International Taste & Quality Institute – ITQi para su Mascarpone.