La fábrica en Pontecesures es una de las más competitivas en la producción de leche condensada del Grupo Nestlé a nivel mundial. Desde 2010, la compañía ha invertido más de 15 millones de euros destinados a mejoras en la gestión medioambiental, las condiciones de seguridad y la eficiencia de la fábrica, entre otras. Así, ha conseguido pasar de las 22.000 toneladas producidas a principios de la década, a las más de 47.000 a las que se llegará a finales de año.

Entre las inversiones más destacadas realizadas en los últimos años cabe destacar los cerca de 3,5 millones de euros que Nestlé realizó en 2011 y que permitió a la fábrica absorber volúmenes de leche condensada para otros mercados, produciéndose, en un primer momento, un incremento de unas 10.000 toneladas. Este hecho propició que la factoría se convirtiera en 2012 en la única de la Compañía en la zona EMENA (Europa, Oriente Medio y Norte de África) dedicada a la elaboración de leche condensada.

Nestlé ha invertido más de 15 millones de euros desde 2010 destinados a mejoras en la gestión medioambiental, las condiciones de seguridad y la eficiencia del centro productivo

Además, entre los años 2014 y 2018, Nestlé ha invertido 1,5 millones de euros destinados a mejoras en el evaporador –elemento clave para la producción de leche condensada- que ha comportado un incremento del 30% de la capacidad productiva del centro. Como consecuencia, Nestlé espera cerrar este 2018 con todo un récord de producción al superar las 47.000 toneladas elaboradas.

Con una plantilla media de 170 personas, la fábrica de Pontecesures cuenta en la actualidad con 8 líneas de llenado. El centro produce tanto leche condensada como leche evaporada, dulce de leche o cocido de leche, elaborados con leche fresca gallega. El 60% de su producción se exporta a Oriente Medio, Europa –siendo sus principales destinos Reino Unido, Francia, Portugal, Italia y Bélgica-, África Central y el Magreb.

Desde el inicio de la década, esta inversión ha permitido, entre otras, duplicar la producción, pasando de 22.000 toneladas fabricadas a más de 47.000

Desde sus inicios, este centro de producción ha sido pionero en la recogida diaria de leche en el campo gallego y ha contribuido al desarrollo de las explotaciones ganaderas de la zona. "En la fábrica de Nestlé en Pontecesures nos tomamos muy en serio la calidad del producto. Es una de nuestras ventajas competitivas, que se inicia con la recogida de la leche, en la que trabajamos de forma conjunta con nuestros ganaderos, y que mantenemos a lo largo de toda la cadena de valor hasta que llega el producto final a nuestros consumidores", ha constatado David Coré, director de la factoría.

De forma diaria, se descargan alrededor de 250.000 litros de leche fresca de media, recogidos en su mayoría en las más de 150 explotaciones ganaderas que trabajan con la fábrica. Ubicadas en un radio máximo de 60 kilómetros, algunas de estas granjas ya representan la tercera o cuarta generación de ganaderos que colaboran con la Compañía.

Diariamente, la fábrica recibe unos 250.000 litros de leche fresca gallega provenientes, en su mayoría, de los más de 150 ganaderos que colaboran con la factoría

"El factor diferencial de nuestra fábrica es utilizar leche fresca, proporcionada, principalmente, por nuestros propios ganaderos. El producto que fabricamos agradece mucho el contar siempre con una materia prima fresca que nos aporta un plus", ha destacado Edis Estévez, responsable de Abastecimiento Lácteo de la planta de Nestlé en Pontecesures. Cuatro profesionales agropecuarios de Nestlé trabajan también de forma estrecha con estos granjeros con la finalidad de asesorarlos para que sean más competitivos.

Un equipo de personas analizan cada día los productos elaborados la jornada anterior mediante una degustación que tiene como objetivo comprobar que éstos cuentan con una adecuada viscosidad, color y sabor y que tanto las características sensoriales como el packaging (etiqueta, bote, tapa, …) de los mismos son los correctos. "Éste es un control muy importante ya que es la última vez que veremos el producto en fábrica antes de llegar a su destino: el consumidor", según Paula Rey, tecnóloga del Grupo de Aplicaciones del centro productivo y miembro de este grupo.

En centro de producción de Nestlé en Pontecesures en la actualidad también se fabrican otras producciones culinarias lácteas, como el cocido de leche, el dulce de leche o la leche evaporada. "El futuro de la factoría está encaminado a seguir desarrollando soluciones culinarias lácteas que responden más a las inquietudes de los consumidores de productos más saludables y en línea con la aspiración de la Compañía de ser el referente en nutrición, salud y bienestar", señala David Coré.