AMDPress.- Salud, belleza y bienestar son los conceptos claves que vertebran las pautas de comportamiento de la mayoría de los consumidores europeos, según el estudio “En busca del bienestar: hábitos más saludables”, realizado por Media Planning Group (MPG). Este análisis concluye que el estrés producido por la actividad diaria puede convertirse en una oportunidad de negocio para ciertos productos, como los que facilitan algunas tareas diarias (por ejemplo, los platos preparados) o los que ayudan al cuidado corporal (alimentos bajos en calorías y tratamientos del cabello o la piel, entre otros).

Según el estudio, el 47% de los europeos sufren niveles de estrés significativos, principalmente por producido por el trabajo. Para combatirlo, las prioridades son salir con amigos, así como realizar actividades relajantes. En este sentido, la búsqueda de tiempo libre es un ejercicio priomordial. Por ello, durante los últimos años se ha comenzado a constatar una reducción en el tiempo dedicado a la compra, así como un mayor gasto en cada visita a las diferentes tiendas.

Además, esta inferior dedicación provoca, según MPG, que los consumidores tengan menor propensión a innovar; es decir, que tienden a elegir los mismos productos y marcas, generando una gran fidelidad. Asimismo, la búsqueda de tiempo libre produce efectos como el auge de los platos preparados, la comida rápida y los servicios a domicilio.

MPG considera que el estado de estrés del consumidor requiere una adecuación del marketing. En concreto, para conseguir el favor de este tipo de cliente se han de clarificar las instrucciones de uso y/o preparación de los productos, así como sus beneficios; además, el consumidor debe tener claro lo que se le ofrece y dónde encontrarlo; y, por último, hay que evitar el exceso de innovación, por lo que es más conveniente un formato reconocible.

En lo que se refiere a la oferta de productos, los consumidores demandan artículos que les ayuden a mejorar su salud física y mental, dañada por el estrés y el ritmo actual de vida. Así, los productos de cuidado de la piel, del pelo, las comidadas y bebidas saludables y las vitaminas y suplementos cuentan con un amplio potencial de crecimiento. Un incremento que ya se ha manifestado en los últimos años; no en vano, entre 1996 y 2001, las ventas de estas categorías registraron un aumento medio del 30%.

Dentro de la industria alimentaria, la apuesta por los productos funcionales (con aporte de vitaminas, calcio, etc) es la demostración de esta tendencia. Según MPG, los fabricantes deben aumentar su gama de productos dirigidos a aportar beneficios, porque los consumidores responderán con una alta lealtad de marca y una buen frecuencia de compra. Asimismo, el estudio prevé que los productos ordinarios serán sustituidos por estas variedades “enriquecidas”.

En concordancia con estos tratamientos saludables, la importancia de la imagen y el dinero a invertir en ella también son también oportunidades de negocio. Así, el estudio indica que gran parte de los consumidores, tanto los que cuentan con un peso adecuado como los que tienen sobrepeso, están incrementando la compra de productos dietéticos, bajos en calorías, etc. Así, según MPG, segmentos como los refrescos, los lácteos y derivados, la carne y aceites y margarinas cuentan con una muy creciente demanda. En esta línea se han de enmarcar los incrementos de ventas registrados en las bebidas energéticas (asociadas a una mayor actividad deportiva), el agua mineral (como refresco “sano y ligero”), los zumos enriquecidos, etc.