AMDPress.- La Agencia Española de Seguridad Alimentaria, entidad perteneciente al Ministerio de Sanidad y Consumo, anunció el pasado jueves, 14 de agosto, la retirada de ocho lotes del producto “Lunchables” de la compañía Kraft Foods Iberia por el riesgo de presencia de restos metálicos en su composición.

Esta decisión, gestionada a través de la Red de Alerta Rápida (comunicación a las Comunidades Autónomas y a la red de alerta de la Comisión Europea) se produjo tras la deteccion de restos de cable metálico en las galletas del producto.

Kraft Foods Iberia ha comunicado que las primeras investigaciones apuntan que esta contaminación ha estado motivada porla rotura de un elemento de una máquina de la línea de producción, lo que produjo el vertido de pequeños fragmentos de cable metálico en la masa con la que se elaboran las “crackers”, galletas que, junto con salami, chorizo y jamón, componen este plato preparado.

En el momento de la detección de esta contaminación, la compañía retuvo 606 cajas de los productos afectados en sus almacenes, mientras que 5.312 ya habían sido distribuidas, por lo que han tenido que ser retiradas de los establecimientos.

Los “Lunchables” son un producto fabricado y comercializado por Omsa Alimentación, filial de Campofrío, aunque su licencia y explotación pertenece en exclusiva a Kraft Foods Iberia. Esta compañía, con una facturación anual superior a los 650 millones de euros, es propietaria de marcas como Kraft, Mama Luise, Philadelphia, El Caserío, Tranchettes, Saimaza, Suchard y Sugus, entre otras.