Siro y la multinacional Cerealto han cerrado un acuerdo para la integración de ambas compañías en un mismo grupo alimentario multinacional, Cerealto Siro Foods, dedicado a la fabricación de marcas para terceros. El nuevo grupo presenta unos datos consolidados estimados a cierre de ejercicio 2018 superiores a 600 millones de euros de facturación y una producción superior a 400.000 toneladas. Cuenta actualmente con un equipo de más de 5.000 personas distribuidas en 17 centros de producción ubicados en España, Portugal, Italia, Reino Unido y México, además de un equipo local en USA.

Según se indica en desde el grupo, el objetivo de esta integración es "posicionarse en el mercado alimentario global con una oferta de productos que respondan a las necesidades de los consumidores en los diferentes mercados, con un modelo de negocio focalizado en la calidad, la eficiencia operativa y la innovación en productos y procesos; epecializados en el desarrollo de categorías globales y la fabricación de productos alimentarios derivados del cereal para clientes del sector Retail y B2B, acompañado de una amplia capacidad productiva en los múltiples mercados donde tiene presencia".

El nuevo grupo tiene previsto concentrar sus recursos operativos y financieros en las categorías de Galletas, Cereales y Pasta

Para ello, Cerealto Siro Foods tiene previsto concentrar sus recursos operativos y financieros en las categorías de Galletas, Cereales y Pasta. Siro aporta el conocimiento y su experiencia en la cadena de valor en dichas categorías, mientras que Cerealto proporciona la estructura internacional de su negocio, así como sus compromisos con clientes internacionales.

La estrategia del nuevo grupo le va a permitir seguir siendo interproveedor especialista de Mercadona en el mercado español, y mantener la cartera actual de clientes de Cerealto, tanto en España como en otros mercados a nivel internacional.

Desinversión en Bollería y Pan

En paralelo, el nuevo grupo tiene previsto desinvertir en las categorías de Bollería y Pan. Procediendo a la venta de estos negocios y, específicamente, de las fábricas de bollería ubicadas en Briviesca (Burgos), El Espinar (Segovia), Navarrés (Valencia) y Medina del Campo (Valladolid), así como las de Pan en Antequera (Málaga) y Paterna (Valencia).

Su estrategia le va a permitir seguir siendo interproveedor especialista de Mercadona y mantener los compromisos con los clientes actuales de Cerealto

"Estas líneas de negocio han experimentado un crecimiento notable en los últimos años y presentan excelentes perspectivas de desarrollo. No obstante, requieren de un enfoque y recursos locales que ya no se encuadran en la estrategia del nuevo grupo", según indican. En concreto, el negocio de Bollería cerrará con un volumen de 74.000 Tn y crecimiento de 4,9%, y el negocio de Pan con un volumen de 79.600 Tn y crecimiento de 2,8% en términos de volumen en 2018, mientras que el mercado evoluciona positivamente y se prevé que cerrará entorno al 2,7% y 2,4%, respectivamente. De esta manera, la marca de distribución sigue liderando en volumen y en valor ambas categorías y en cada uno de sus segmentos, y es la que muestra un mayor incremento de ventas.

El proceso de desinversión se realizará asegurando la búsqueda del mejor comprador, para el que dichos negocios formen parte del CORE de su estrategia, que garanticen el empleo y las condiciones laborales de las personas que trabajan en ellos. Mercadona, principal cliente de estos negocios, ha sido informada y respalda la estrategia del nuevo Grupo de focalización en los negocios de Galletas, Cereales y Pasta, y venta de los negocios de Bollería y Pan. El compromiso de Mercadona con el nuevo comprador será el de dar continuidad a los negocios de Pan y Bollería, siempre dentro de la garantía de calidad, eficiencia e innovación.