La Fundación Tomás Pascual y Pilar Gómez-Cuétara ha financiado 23 proyectos de mejora de acceso al agua potable en poblaciones desfavorecidas de África, América y Asia de la mano de las ONG Yanlaminim, World Vision y de la empresa social Auara. Con esta iniciativa, que comenzó en 2018, se ha logrado proveer de agua potable a más de 17.000 personas que se enfrentaban a una aguda escasez en estos tres continentes.

Estas actuaciones tienen un alto impacto educativo, pues la construcción de pozos contribuye a mejorar las condiciones de aprendizaje de alumnos que no tienen que ausentarse de la escuela para ir en busca de este bien de primera necesidad.

En palabras de Pilar Pascual, presidenta de la Fundación Tomás Pascual y Pilar Gómez-Cuétara, “la importancia del agua para la vida es indiscutible. Los problemas de escasez son un obstáculo real que sufren los habitantes de países subdesarrollados. Un solo pozo puede cambiar la vida de una aldea. Desde la Fundación queremos ayudar a mejorar la calidad de vida de estas personas a través del acceso al agua. Para ello, elegimos proyectos en zonas de alto impacto para las comunidades. Generalmente los pozos de agua están en zonas urbanas, alejado de los poblados más humildes. Nosotros buscamos llegar ahí, a las zonas más rurales, para impactar realmente en su vida”.

El objetivo de esta iniciativa, además, es reducir la incidencia de las enfermedades e infecciones directamente relacionadas con el consumo de agua no segura, el saneamiento y las prácticas de higiene inadecuadas.En 2020 seguirán colaborando con World Vision y Auara para la construcción de pozos de agua potable en países con muy bajo Índice de Desarrollo Humano (IDH).

Democratizando el acceso al agua en países en vías de desarrollo

En concreto, la Fundación ha construido 2 pozos de agua en dos escuelas de Burkina Fasso a través de la ONG Yanlaminim y ha rehabilitado las letrinas en 6 escuelas de Angola con World Vision. Gracias a este último proyecto, se ha facilitado el acceso a 132 instalaciones de saneamiento para 4.690 estudiantes.

Por último, Pascual y Auara, la marca de agua solidaria, se han unido también para llevar agua potable a países en vías de desarrollo. Concretamente han instalado 6 pozos de agua y una purificadora en India; 5 sistemas de recolección de agua de lluvia en comunidades nativas amazónicas de Perú; un depósito de agua en el cráter de un volcán en la República Democrática del Congo; 3 pozos de agua en zonas rurales de Chad y otro pozo en Benín.