El volumen de ventas del sector de los vinos y los cavas en Cataluña ha crecido hasta los 1.600 millones de euros. Lo indica un informe elaborado por la Generalitat a través d'Acció, que identifica un total de 853 empresas, cooperativas y autónomos con un volumen de negocio total de 1.600 millones de euros en 2013 (últimos datos disponibles). Frente a 2008, la facturación agregada de las empresas ha crecido de media un 4,66%. Las empresas medianas, con una facturación entre 10 millones de euros y 50 millones de euros, son las que han experimentado un mayor crecimiento y una mejor rentabilidad.

El estudio, que ha sido presentado een la sede d'Acció, analiza el sector estimando su actualización, detecta tendencias y cambios en los modelos de negocio, y señala los retos estratégicos para el conjunto del sector. Así lo han explicado Alberto Pezzi, director de la Unidad de Clústers d'Acció, y Clara Santamaria, clúster manager d'Innovi (Clúster Vitivinícola Catalán).

En referencia a los vinos vendidos bajo las 11 DO catalanas, han ganado 4,4 puntos de cuota de mercado interno con respecto a las últimas estadísticas. Han pasado de un 27,8% (2009) a un 33,7% (2014), hecho que demuestra una clara tendencia de crecimiento y bonanza del sector en Cataluña. Este aumento ha permitido que el conjunto de las DO's consigan la primera posición en el consumo de vino en Cataluña.

El estudio también destaca el total de exportaciones de las DO's de Cataluña con un 46,3% de las ventas. Por lo que al mercado exterior se refiere, el estudio destaca que se produce un aumento de consumo en los países no productores como Australia, EEUA, Canadá, Rusia y Brasil, aunque este consumo deja de ser mayoritariamente diario y aumenta el consumo esporádico vinculado a ocasiones especiales.

Nuevos consumidores

Asimismo, dicho estudio detecta nuevos perfiles de consumidores, como los millenials, personas de entre 21 y 33 años que ven el vino como un lujo asequible. Estas nuevas generaciones de consumidores de vinos y cavas buscan nuevas experiencias y, debido a ello, muchos forman parte de wine clubs o tasting groups. El informe indica que el número de millennials que prefiere cerveza en lugar de vino ha disminuido de un 33% a un 27% en tres años. Los millenials optan por vinos que sean más refrescantes, afrutados y más fáciles de beber, lo que provoca una mayor tendencia a la drinkability frente a la digestability. Los baby boomers (46-64 años) continúan siendo el perfil de consumidores que más vinos y cavas consumen, con un 39% del total.

En un sector en el que la competencia es muy fuerte, con más de 5.000 bodegas y más de 22.000 marcas solamente en el Estado español, la saturación de oferta y concentración de grandes grupos hace que las empresas busquen nuevas estrategias para posicionarse. La mayoría se centran en crear experiencias: crear nuevos formatos de packaging, facilitar la compra online y fomentar el enoturismo son las propuestas con más fuerza. El estudio plantea el enoturismo como una de las vías más rápidas y atractivas para llegar a los consumidores, y que la ruta del Penedès es líder en el Estado español alcanzando prácticamente 500.000 visitantes cada año.

Durante la presentación, el clúster Innovi presentó las nuevas líneas estratégicas de este 2016. Gran parte de su misión es buscar la innovación, y de cara al próximo año se proponen innovar fomentando una mayor colaboración entre las entidades, aumentando la eficiencia y la calidad de los productos, así como tener un mayor cuidado del medio ambiente eliminando el uso de combustibles fósiles y disminuyendo la cantidad de agua utilizada.