Heineken España, en su fuerte compromiso con la sostenibilidad y la protección de las fuentes de agua, ha invertido durante el año 2015 un total de un millón de euros en sus cuatro fábricas de Madrid, Sevilla, Valencia y Jaén para optimizar procesos que permitan reducir el consumo de este bien escaso.

La compañía cervecera ha hecho públicos estos datos coincidiendo con la celebración ayer 22 de marzo, del Día Mundial del Agua, un recurso natural esencial para la vida y el bienestar de las comunidades y de los ecosistemas en general, que también es el elemento más presente en la cerveza, necesario para su elaboración y en sus procesos.

Heineken sitúa la protección de las fuentes de agua como uno de los pilares más fundamentales de su estrategia de sostenibilidad 'Brindando un Mundo Mejor', un compromiso que comienza con una apuesta continuada por moderar el gasto de agua en fábricas y alcanzar el máximo aprovechamiento en los procesos de elaboración de cerveza.

Así, sólo en el último año, la compañía ha reducido el consumo real de agua hasta 3,81 hl/hl en 2015, lo que significa que por cada litro de cerveza producido se consume un 6% menos que el año anterior. Como resultado de estas medidas se ha logrado un ahorro de unos 230.000 m3 de agua en un año, equivalente a la cantidad necesaria para llenar 92 piscinas olímpicas.

Desde 2007, Heineken España ha reducido su consumo de agua un 28,3%. La compañía se encuentra inmersa en un proyecto de 4 años materializado a través de un plan de acción para cada una de las fábricas situadas en Madrid, Valencia, Sevilla y Jaén. Dicho plan se ha estructurado en 3 fases para cada una de ellas: control del consumo, reducción y optimización de agua y reutilización de esta. Entre los casos que están contribuyendo a conseguir los objetivos de ahorro fijados, se encuentran la segunda fase de osmosis en el tratamiento de agua para producir cerveza en Valencia y Jaén, así como la planta de recuperación de agua de envasado de Sevilla.