Heineken España ha presentado en Madrid el evento experencial y efímero Next Gate 4 para dar a conocer los lanzamientos de 2019, año en el que la compañía incorpora a su portafolio una amplia gama de propuestas adaptada a todo tipo de gustos. Con estas novedades, la cervecera busca reafirmar su compromiso con la dinamización del sector, respondiendo a las últimas tendencias de mercado y su apuesta por España con una oferta que recupera marcas muy arraigadas en el imaginario de los consumidores españoles, además de su acercamiento al segmento craft. Entre ellos destacan el regreso de marcas como El Águila o El Alcázar, la alianza con la cervecera artesana La Cibeles o la llegada al mercado español de la IPA Lagunitas.

Entre los lanzamientos de 2019 destacan el regreso de marcas como El Águila o El Alcázar, la alianza con la cervecera artesana La Cibeles y la llegada al mercado español de Lagunitas

Según ha expresado Richard Weissend, presidente de Heineken: "Los lanzamientos de este año colaboran a que tengamos un portafolio más completo que nunca, orientado a satisfacer todo tipo de gustos. En Heineken nos sentimos muy orgullosos de nuestro legado familiar, de nuestro espíritu emprendedor y de nuestro enfoque multi-local, que combina la fortaleza internacional con una forma de trabajar propia en cada país. Esto nos ha permitido aportar valor en España durante 115 años, apoyando a su comunidad, entendiendo la diversidad de un mercado que está muy regionalizado e innovando constantemente. El Águila o El Alcázar son excelentes ejemplos de ello: dos marcas locales que forman parte de nuestra historia, que el consumidor nos pedía recuperar, y que han vuelto inspirándose en sus orígenes, pero cargadas de modernidad; que nos han permitido sofisticar nuestros procesos de elaboración, innovar con nuevos ingredientes y aprovechar las mejores materias primas, como el agua de Madrid; dos marcas que encabezan el listado de lanzamientos que harán de este un año inigualable", según Weissend.

El regreso de dos clásicas que se reinventan

Por un lado, según indican desde la compañía, regresa El Águila, manteniendo los valores del contexto en el que se creó: "la fuerza de la creatividad, la belleza de la imperfección, la pasión por el arte y las cosas hechas con amor. Valores que dan como resultado una nueva receta inspirada en el sueño de su creador de elaborar una cerveza de alta calidad, con un sabor reconocible entre el resto de lagers del mercado, fácil de beber y muy equilibrada, que combina intensidad de la malta caramelizada con la frescura de una mezcla de lúpulos".

Por otro lado, El Alcázar, una marca con identidad propia y símbolo de Jaén, se reinventa y resurge, en palabras de Heineken "como una cerveza exquisita con cuerpo, sabor intenso y fuertes notas aromáticas. El Alcázar se elaborará en la misma fábrica de Jaén que la vio nacer, la planta de La Imora, todo un referente en innovación dentro de la compañía".

Apuesta Craft

Tras sus primeros pasos en el universo de la cerveza craft con la puesta en marcha de La Fábrica Cruzcampo de Málaga en 2018, un espacio de creación e innovación cervecero que en su primer año ha elaborado más de 30 variedades de cervezas Cruzcampo distintas, la compañía se adentra aún más en este segmento. Por un lado, la alianza con la madrileña La Cibeles, con la que la cervecera artesana mantiene su independencia y fortalece su capacidad de distribución y exportación.

Por otro, Heineken trae a España Lagunitas, la IPA número uno de Estados Unidos. "Una marca que se ha transformado en un icono del mundo craft gracias a su personalidad aspiracional y fácilmente reconocible, a su packaging diferencial y a su nombre español, que representa una clara tendencia de consumo cervecero·, subrayan desde Heineken.

Sabores para todos los gustos

La innovación de Heineken también se ha visto reflejada en una de sus grandes incorporaciones en 2018: Ladrón de Manzanas, el cider que llegó en 2018 para revolucionar el mercado de bebidas en España, creando una nueva categoría que la compañía tiene como objetivo continuar desarrollando este año.

Por su parte, Desperados, la cerveza con tequila que llegó hace 20 años, desde hace pocos meses cuenta con dos nuevos sabores adaptados al gusto de los consumidores españoles: Desperados Mojito, con sabor a tequila y a la menta y la lima del cóctel preferido del verano, el mojito; y Desperados Sangré, que combina sabor a tequila y uvas rojas que le aporta un color rojizo y unas notas afrutadas que recuerdan a la sangría.

Heineken también ha traído a España la nueva Guinness Nitro IPA, una IPA nitrogenada que mantiene el sabor y cremosidad de una pinta clásica de Guinness e incorpora cinco clases de lúpulos en su receta, creada por el maestro cervecero español Luis Ortega.

Innovación en el ADN

Según Richard Weissend, "la innovación forma parte de nuestro ADN y es uno de los principales motores de crecimiento de la compañía. Está presente en todas nuestras actividades: en nuestra forma de hacer negocios, en los productos, en las experiencias que desarrollamos para atender las necesidades de nuestros clientes y consumidores y, por supuesto, en la forma en la que asumimos nuestra responsabilidad con el planeta y con las personas".

Tanto es así, que la innovación ha sido un elemento crucial en el desarrollo de la estrategia de sostenibilidad en 2018, con acciones como los proyectos de compensación hídrica desarrollados dentro del programa Water Balancing; la puesta en marcha de la primera flota de distribución sostenible, con camiones híbridos de reparto, en la Comunidad de Madrid y en Málaga; o la planta de biomasa que implantará en su fábrica de Jaén para asegurar que toda la energía que consume en la elaboración de las cervezas proviene de fuentes renovables.

Presente también en todos sus procesos de trabajo, la innovación ha llevado a Heineken España a sumergirse en el proyecto Retos Heineken, que por primera vez ha permitido a cuatro startups tecnológicas trabajar el seno de la compañía, junto a sus profesionales, para buscar soluciones a los retos que afronta el sector hostelero; a poner en marcha proyectos de Telemetría y CFT como "Bar Conectado", también pensados para el hostelero; o a digitalizar junto a DHL el proceso de devolución de envases de la fábrica de Sevilla, una iniciativa que ha sido premiada por Heineken a nivel global con el galardón Innovation Excellence (INEX) 2018.

A nivel global el beneficio bajo un 1,6% en 2018

Heineken acaba de hacer publicos los resultados económicos del ejercicio 2018, En el conjunto del año, la cifra de negocio de la empresa holandesa aumentó un 3,7% y se situó en 26.811 millones de euros. El beneficio neto atribuido se situó en los 1.903 millones, un 1,6% menos que en 2017.

El volumen de cerveza de la multinacional creció un 4,2% en todas las regiones hasta los 233,8 millones de hectolitros. Las cifras conseguidas en países como Italia, Francia, Holanda y la República Checa, compensaron el resultado más bajo de España o Rumanía. En España el volumen de cerveza vendido por Heineken disminuyó un dígito, achacable a la climatología poco favorable para el consumo de la primera mitad del año y a un peor comportamiento del turismo en zonas estratégicas.

Por áreas geográficas, y sin tener en cuenta el impacto de los atípicos, la facturación procedente de Europa creció un 3,5%, hasta 10.348 millones de euros, mientras que los ingresos de América se situaron en 6.781 millones de euros, un 7,5% más. Asimismo, los ingresos originados en la región de África, Oriente Próximo y Europa del Este crecieron un 0,8%, hasta los 3.051 millones de euros, mientras que la facturación de los mercados de Asia-Pacífico descendieron una décima porcentual, hasta 2.919 millones de euros.