PepsiCo ha publicado su Informe de Sostenibilidad 2018, en el que se describen los avances de la compañía en materia de sostenibilidad realizados desde 2016, además de presentar un nuevo propósito en el marco de su Agenda de Sostenibilidad 2025

La empresa tiene como objetivo conseguir el 100% de fuentes sostenibles en 2020 de manera global. A finales de 2018, más de la mitad de las materias primas directas de PepsiCo, como patatas, maíz integral, avena y naranjas, fueron verificadas como tal. De hecho, la totalidad de las patatas y el maíz cultivados en España, ya son de procedencia sostenible y la gran mayoría proviene de cultivo local.

Además, la empresa está trabajando para ser responsable con la gestión del agua en toda su cadena de valor centrándose en mejorar la eficiencia en su uso tanto en operaciones agrícolas como en procesos de fabricación. PepsiCo tiene como objetivo reponer el 100% del agua que consume en sus operaciones de producción en zonas de alto riesgo hídrico para 2025. 

PepsiCo stima un ahorro de 67.000 millones de botellas de plástico de un solo uso hasta 2025

También ha anunciado cambios en sus envases y ha optado por una reducción del 35% del contenido de plástico virgen en toda su gama de bebidas para el año 2025.  La compañía también ha tenido tiempo para mejorar la composición de sus productos. En España, desde 2006, PepsiCo ha reducido un 29% los azúcares añadidos en bebidas refrescantes, un 72% las grasas saturadas en snacks y un 25% de sal también en snacks.

PepsiCo se ha propuesto reducir en un 20% las emisiones totales de gases de efecto invernadero para el año 2030. En 2018, PepsiCo redujo las emisiones del Alcance 3 (fuera de las operaciones directas de la compañía) en aproximadamente 2,2 millones de toneladas métricas, además de reducir las emisiones de los Alcances 1 y 2 en un 6,4% dentro de sus operaciones directas. 

Como parte de su compromiso continuo de aumentar los ingresos potenciales de las mujeres de todo el mundo, PepsiCo y la Fundación PepsiCo han invertido 27,3 millones de dólares desde 2016 para apoyar iniciativas que benefician a las mujeres como  el proyecto Stem Talent Girl, que apuesta por impulsar la vocación por carreras científicas y tecnológicas entre alumnas de 3º y 4º de la ESO en Castilla y León.