La cadena de supermercados Sánchez Romero ha puesto en marcha un plan de expansión tras ser adquirida por Enric Ezquerra -con una dilatada experiencia como ejecutivo del sector y que anteriormente estuvo al frente de Condis-, junto con un grupo de inversores privados, que emprenden esta iniciativa con una visión a largo plazo.

La cadena ha sido adquirida por un grupo de inversores privados liderados por Enric Ezquerra, nuevo presidente ejecutivo de la compañía. La dirección general corre a cargo de José María Rubio, quien ocupa dicha posición desde 2014

"En esta nueva singladura, la compañía persigue el objetivo de afianzarse como líder en el segmento de alta gama y convertir sus establecimientos en todo un referente del sector de los supermercados en España", según se explica desde la empresa. Sánchez Romero prevé invertir a medio plazo más de 10 millones de euros en la apertura de nuevas tiendas que se añadirán a las nueve que posee actualmente.

Incremento del 13,6% en la facturación de 2016

Supermercados Sánchez Romero cerró el último ejercicio, a 31 de enero de 2017, con una facturación de 35,9 millones de euros, frente a los 31,6 millones del año 2015, con un incremento del 13,6 % ( 5,4% a tienda constante, muy por encima del 0.9% medio del sector).

Desde que en 1954, Eduardo Sánchez Romero abriera una pequeña tienda tradicional especializada en el madrileño Paseo de la Castellana, la compañía indica que "ha centrado sus esfuerzos para conseguir ofrecer a sus clientes los mejores productos, sea cual sea su procedencia"; y que ese espíritu empresarial inicial, desarrollado posteriormente por su hijo Javier Sánchez Romero Ciriza "seguirá presente en la nueva Supermercados Sánchez Romero, gracias al esfuerzo diario de su equipo profesional y a un servicio con elevadas cotas de excelencia".