El presidente de la Fundación Covirán, Antonio Robles Lizancos, y el presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido Gutiérrez, han firmado un convenio de colaboración en la sede de la Escuela de Comercio de Covirán, en Granada; a ellos se sumó el director general de finanzas y operaciones de Covirán, Rafael Cortés.

Antonio Robles, presidente de la Fundación Covirán, recordó la misión de ambas entidades enfocadas a favorecer el conocimiento como herramienta imprescindible y cuyo beneficio revierte en la sociedad donde está inserta. Antonio Pulido, presidente de la Fundación Cajasol, relató la intensa trayectoria de la misma en la provincia de Granada con 30 años de experiencia a sus espaldas y preparados para cubrir la demanda existente, ofreciendo formación que posibilite la autogestión de empleo a través de Covirán, referente en el tercer sector, más allá de las fronteras nacionales, ofreciendo una especialización clara.

Cerró el acto Rafael Cortés, quién invocó el papel fundamental que la economía social representa en nuestra sociedad, su aporte de valor y sus destacados resultados en periodos de crisis.

El objetivo de ambas entidades es contribuir a la profesionalización del capital humano de las fundaciones y asociaciones de la zona oriental de Andalucía, y con ello del Tercer Sector, facilitándoles las habilidades, competencias y herramientas necesarias para desempeñar su cargo.

En este sentido, la Fundación Cajasol, a través del Instituto de Estudios Cajasol ha puesto en marcha en Granada el Curso de Experto en Dirección y Administración de Entidades Sin Ánimo de Lucro. Gracias a esta colaboración, la Fundación Covirán cede las instalaciones de su Escuela de Comercio ubicadas en la calle Recoletos de Granada, para la impartición de dicho curso.