ARAL Digital.- La marca de distribuidor en Europa alcanza una media del 30% de su cuota en valor, incrementando su peso en todos los países analizados, excepto en Reino Unido, tal y como se desprende de un informe realizado por la consultora SymphonyIRI Group.

El análisis ‘La marca de distribuidor en europa’ muestra como la incertidumbre económica favorece un comportamiento contenido del comprador en todo el viejo contienente, buscando una buena relación calidad-precio, que en muchas ocasiones encuentra en la marca de distribuidor. Desde SymphonyIRI Group explican que el comprador percibe los productos de marca de distribuidor de una calidad similar, e incluso superior, a la marca de fabricante, y a un precio un 30% más económica que la marca de fabricante; pero prefiere comprar esta última si se encuentran a un precio similar.

Las diferencias extraídas del estudio son notables de un país a otro: de una participación en valor del 49,2% en el Reino Unido a un 16,1% en Italia. En Estados Unidos se sitúa en un 18,5%. El mayor incremento se da en España, segundo país con más peso de marca de distribuidor, donde el comprador está volviendo a los básicos para incrementar el ahorro. Sólo en el Reino Unido caen las ventas, reflejando una mayor presión promocional de las marcas de fabricante. Francia se mantiene estable en un 31%, debido a un incremento de las acciones de marketing de los fabricantes, y una disminución de las promociones del distribuidor. En Alemania, la marca de distribuidor pierde un 0,7% de las ventas en volumen, en linea con la tendencia del mercado de gran consumo, evocando a un comprador más cauto.

‘El comprador europeo está mucho más centrado en la calidad y el valor del producto que compra. Con el aumento del desempleo y el entorno económico, es comprensible que quiera controlar su presupuesto y asegurar una buena relación calidad-precio’ explica Rod Street, VicePresident of International Consulting en SymphonyIRI Group. ‘El consumidor considera la marca de distribuidor como una marca en si misma. El fabricante tiene que focalizarse en dónde y cómo defender su cuota. Además de innovar, el distribuidor ha desarrollado estrategias de marca y surtido y de gestión del espacio y precios, presentando un nuevo reto para el fabricante, que lucha, innova y utiliza la tecnología para diferenciarse, además de promover estrategias agresivas de precio y promoción’, continúa.