El balance en España del ejercicio 2014-2015 arroja cifras positivas para Lidl Supermercados, que ha anunciado un incremento del 7% en las ventas netas, tras alcanzar los 2.708 millones de euros. En los últimos 5 años, la compañía alemana ha incrementado sus ventas un 25% en el mercado español, tal como han informado Ferrán Figueras, director general financiero y Miguel Paradela, director general de Compras, respectivamente, en España de la empresa de distribución.

En la presentación de datos, ambos ejecutivos, han insistido en que Lidl trabaja activamente en eliminar algunos de los "clichés" que tradicionalmente se han adjudicado a la cadena "como el de ser tiendas que unicamente destacan por sus precios bajos o que el origen de la mayoría de sus productos no es español". Para el presente ejercicio, Ferrán Figueras ha adelantado que esperan continuar en la senda de los buenos resultados y las previsiones de la compañía pasan por crecer un 5%

Figueras ha incidido, igualmente, en que Lidl "está posicionada a medio camino entre el hard-discount y el supermercado tradicional, más adaptado al perfil del consumidor español, siendo líder en precios y ofreciendo la mejor relacion calidad-precio del mercado". Tras más de 20 años en el mercado español, el director general financiero de la empresa ha destacado que "la consolidación de Lidl en España ha venido determinada por una elevada y continuada inversión". Así, entre 2008 y 2014, "coincidiendo con un periodo económico adverso, la compañía ha acumulado una inversión en España de más de 1.000 millones de euros", según indicó. Esta tendencia se mantiene también para 2015, ya que tal y como ha explicado el director general financiero, "Lidl ha previsto una inversión total superior a los 200 millones de euros para este año, cifra que supone la mayor partida de inversión anual que la empresa ha planificado en sus más de 20 años de recorrido en el mercado español", ha resaltado Figueras.

En este año abrirá 40 nuevas tiendas

Con la llegada a Canarias en 2010 y a Ceuta y Melilla en 2007 y 2011, respectivamente, Lidl ya está presente en todo el territorio español. Durante el pasado ejercicio, la mayor parte de la inversión ha estado destinada a la apertura y modernización de establecimientos. Lidl cerró 2014 con 21 nuevos negocios en España, sumando así 535 tiendas, y ha planificado la apertura de otros 40 para este ejercicio.

Dependiendo de distintos factores, las actuaciones que se realizarán en las tiendas ya existentes van desde la simple introducción de nuevas familias de productos en el surtido, a la demolición completa del innmueble y la posterior construcción de la nueva tienda. Desde 2011 la empresa está construyendo "una tercera generación de tiendas", que "sin dejar de ser funcional y de dar respuesta a las necesidades propias del negocio, está diseñada centrándose en el cliente", aseguró el director general financiero de Lidl.

La empresa también ha hecho una apuesta importante por las nuevas instalaciones logísticas. A principios de este 2015 se iniciaron las obras de su décima plataforma, en Alcalá de Henares, en la que se han invetido 70 millones de euros y cuya apertura está prevista para 2016. "Será el centro logístico más grande, sostenible y más avanzado tecnológicamente de la compañía en Europa y generará 275 puestos de trabajo cuando opere a pleno rendimiento", ha subrayado Ferrán Figueras.

En lo que a empleo se refiere, Lidl Supermercados alcanzó los 10.000 trabajadores en 2014 y tiene previsto contratar a unos 400 nuevos empleados durante este año. Más del 95% de los empleados de Lidl en España tiene contrato indefinido. "Toda esta estructura nos permite dar servicio a más de 3 millones de clientes cada semana en España -ha destacado el ejecutivo-. "Desde el año 2010 hemos incrementado un 30% el número de clientes que visitan nuestras tiendas", ha añadido.

Quiere ser reconocida por vender producto español

El surtido de productos frescos es clave en la actual estrategia comercial de Lidl y supone ya más del 30% de sus ventas. Y una de las señas de identidad por la que la empresa desea ser reconocida en su relación con los consumidores en nuestro mercado es por su apuesta por el producto español. "Lidl compra en España productos agroalimentarios para comercializar, no sólo en España, sino en los 26 países europeos en los que está presente a través de una red de 10.000 tiendas. Con su estrategia global de compras, Lidl actúa como plataforma de exportación para sus proveedores españoles" ha explicado Miguel Paradela, director general de Compras. Actualmente, más del 70% del surtido de Lidl en España lo conforman productos suministrados por sus 500 proveedores nacionales (frente al 38% de 2008).

"Solo en 2014, Lidl compró al sector agroalimentario español mercancía por valor de más de 3.000 millones de euros, de los que aproximadamente 1.500 se destinaron a la exportación" ha afirmado Paradela. Si se compara la cifra de exportación con la de productos importados (400 millones de euros anuales), Lidl genera una balanza comercial positiva para el sector agroalimentario español de más de 1.100 millones de euros al año, destacó el director de Compras.

"El ejemplo más representativo de esta política se encuentra en la huerta española –ha añadido Miguel Paradela– Lidl compra anualmente más de 1 millón de toneladas de fruta y verdura en el campo español. Esto corresponde a más del 6% del total de la producción agraria española, haciendo de Lidl el cliente número 1 de la huerta española. El 80% del total es comercializado más allá de nuestras fronteras", ha detallado el director de Compras de Lidl Supermercados.

El director de Compras ha explicado también que el surtido de Lidl está conformado por unas 1.700 referencias de alimentación fresca y envasada, droguería y limpieza del hogar y cosmética e higiene personal -en sus orígenes eran unas 700-. El peso de sus marcas propias alcanza un 80% y el 20% restante corresponde a los productos de las marcas de fabricante. Unas proporciones que, de cara al futuro, pretenden seguir manteniendo dado que su MDD, "que ofrece calidad a buenos precios" es una de las señas de identidad que buscan los consumidores en sus tiendas. Para proporcionar mayor variabilidad a su oferta y generar mayor frecuencia de visita a las tiendas, Lidl tiene también un surtido variable de unas 5.000 referencias adicionales que conforman sus conocidas como "semanas temáticas".