Aenor ha concedido, por primera vez en España, la certificación de la cadena de frío de suministro a una cadena de distribución. Lidl ha sido así reconocida y acreditada por Aenor, la entidad de certificación de sistemas de gestión, productos y servicios, por sus sistemas de aseguramiento de la cadena de frío, desde proveedor a tienda, tanto para carne como para pescado fresco.

Según las auditorías llevadas a cabo, "Lidl mantiene la temperatura controlada en todo el proceso de suministro: producción, transporte, envasado y punto de venta, asegurando la mejor calidad de sus productos refrigerados". Aenor ha desarrollado un pliego de condiciones para cada uno de los eslabones de la cadena de suministro, desde el proveedor, pasando por los almacenes y hasta las tiendas.

Controles de temperaturas (en salas de trabajo, expedición de mercancía, recepción y carga de camiones, transporte, recepción y exposición de producto y en sala de ventas), mantenimiento de equipos de frío, calibraciones de equipos de control, trazabilidad y certificados ATP (Autorización Transporte de Perecederos) de camiones han sido exhaustivamente evaluados y puntuados en un total de 60 auditorías a todos los proveedores de carne y pescado fresco de Lidl, la totalidad de las plataformas logísticas de Lidl en España y un número representativo de las más de 530 tiendas que la cadena tiene repartidas por todo el territorio español.

"Apuesta firme por la frescura"

En palabras de Miguel Paradela, director general de Compras de Lidl España, "esta certificación supone para Lidl un reconocimiento a nuestra apuesta firme por la frescura, sección en constante renovación y ampliación en los últimos años, porque somos conscientes de la importancia que los productos frescos tienen a la hora de fidelizar a nuestros clientes y de facilitar el poder realizar una compra completa".

Los productos frescos ya suponen un tercio de la facturación total de Lidl en España, frente al 23% de hace cinco años. Cabe destacar, también, que Lidl es el primer cliente de la huerta española, a la que en 2013 compró más de un millón de toneladas de frutas y ortalizas, de las que exportó el 80% al resto de países de Europa donde Lidl tiene presencia.

Según señala la compañía, la carne que puede encontrarse en todas las tiendas Lidl de España es "100% de origen español". Mientras que el pescado, la última sección de frescos implantada en Lidl, es suministrado "100% por proveedores españoles". De esta forma, más del 60% de las 1.600 referencias del surtido actual en España son suministradas por proveedores españoles (frente al 38% en 2008), con un total de 445 suministradores que están en contacto directo con la cadena, sin intermediarios.