Makro ha reducido su consumo energético implantando un sistema de gestión de la energía que le ha permitido ahorrar, desde 2008 hasta la actualidad, un 33% de su energía, unos 34 GWh/año. Para conseguir estos resultados, Makro ha implantado medidas de carácter técnico en las principales áreas de consumo energético de la compañía: refrigeración, iluminación y climatización, con el propósito de reducir emisiones contaminantes, ahorro económico y generar sensibilización ambiental.

En palabras de Félix Jiménez, responsable de Energía e Instalaciones de Makro España,"las prácticas eficientes son un pilar fundamental de nuestras operaciones. Nos permiten reducir el impacto medioambiental, suprimir costes e incrementar nuestra competitividad".

Con el objetivo de mejorar la eficiencia energética en el ámbito de la refrigeración, la compañía ha realizado inversiones que han generado un impacto muy positivo en el consumo. Makro ha invertido en la instalación de puertas para los muebles frigoríficos, tanto en los de congelados como en los de temperatura positiva. Además, se han implantado nuevos sistemas de control en los sistemas frigoríficos: condensación flotante, variadores de frecuencia, evaporación flotante, ventilación electrónica y sistemas con nuevos gases refrigerantes con bajo GWP (Global Warming Potential). Estas medidas han provocado importantes mejoras, ya que el 55% de la energía total que consume la compañía es en refrigeración.

Makro ha implantado medidas de carácter técnico en las principales áreas de consumo energético de la compañía: refrigeración, iluminación y climatización

En el caso de la iluminación, el 90% de la instalación de todos los centros se ha sustituido por nuevos sistemas de iluminación LED, que permiten ahorrar hasta un 70% de energía respecto a los antiguos equipos. Por otro lado, se han implantado lucernarios y sondas de luminosidad que consiguen economizar un 60% de consumo eléctrico. Además, se han incorporado dispositivos de ahorro energético como sensores de presencia, sensores de luz, controladores de iluminación y BMS (Building Management Systems).

La compañía también ha establecido medidas de carácter técnico como la sustitución del 50% de los equipos de climatización antiguos por otros más modernos y eficientes con un COP (Coeficiente de Rendimiento) mayor, lo que consigue una mejora de la eficiencia energética.

"El ahorro energético es beneficioso para el medio ambiente en términos de sostenibilidad y reducción de emisiones de CO2, así como para nuestra propia compañía, pudiendo repercutir en un importante ahorro de costes. Apostar por la innovación, conocer las últimas tendencias e invertir para mejorar, es una cualidad fundamental de cualquier compañía para obtener grandes resultados en esta materia" afirma Félix Jiménez.

Esta iniciativa se enmarca dentro de la estrategia de sostenibilidad de la compañía que va más allá de su implicación con el medio ambiente. Makro colabora de manera activa con diversas entidades e instituciones en acciones en las que participa año tras año. Como es el caso de la Gran Recogida del Banco de Alimentos o el proyecto Restaurantes Contra el Hambre. Además, más allá de implicarse en proyectos relacionados con la alimentación y la gastronomía, Makro aplica políticas de responsabilidad social también en el ámbito de la igualdad, facilitando la inserción laboral de personas con discapacidad.