Grupo Bodybell acaba de concluir con éxito la reestructuración de su balance, situando a la compañía en una posición óptima para liderar el crecimiento del sector. En el aspecto financiero, la nueva estructura de capital ha permitido a la compañía de perfumerías reducir la deuda en un 85%, desde los 200 millones hasta 30 millones de euros, con una inyección adicional de 20 millones de euros destinados a reforzar su tesorería.

Además de la reducción en los niveles de apalancamiento financiero, se ha logrado también una extensión del vencimiento de la deuda hasta 2019, lo que permite a la compañía continuar con su ambicioso plan de desarrollo en unas condiciones muy favorables.

En el ámbito operativo, el equipo directivo, que acumula más de 60 años de experiencia en retail, ha llevado a cabo, con el apoyo de accionistas, acreedores y proveedores, una transformación profunda de la compañía con el objetivo de situarla en un posición de liderazgo del sector en España. El nuevo concepto busca que el cliente disfrute más de su visita a Bodybell, introduciendo un enfoque más moderno y mejorando el servicio en el punto de venta con equipos todavía mejor formados, nueva tecnología, la implantación de un surtido más adecuado y precios más competitivos.

Joaquín Bueno, consejero delegado de Grupo Bodybell, ha comentado que "estamos realmente satisfechos con la nueva estructura de capital que hemos logrado para el grupo. Nuestra situación financiera, más saneada y estable, nos permite continuar con el ilusionante reto de transformar la compañía y aprovechar el crecimiento del sector de la cosmética y perfumería y así consolidar nuestra posición de liderazgo. En Bodybell hemos querido aprovechar al máximo la mejora en la situación económica en España, con un impacto claro en el consumo. Creemos que éste es el momento oportuno para todos los cambios que estamos llevando a cabo en la compañía con la vista ya puesta en la importante campaña Navideña del 2016".